Cuando comienza una temporada de beisbol siempre hay expectativas. Peloteros que van por metas concretas, equipos que parten como favoritos, novatos que supuestamente brillarán y veteranos que quieren sus "milestone". Por eso vamos con lo que agradó y decepcionó en la primera mitad.  Hoy lo bueno le toca a los Yankees de Nueva York.

Apabullantes

Después de tantos años de fracaso, los Yankees de Nueva York comenzaron a todo tren. El cambio de pretemporada que trajo a Isiah Kiner-Falefa y a Josh Donaldson al equipo, aunado a dejar en el equipo a Anthony Rizzo más las adiciones después de haber comenzado la temporada, hicieron de los del Bronx el mejor equipo del beisbol.

Durante la primavera, Aaron Judge rechazó lo que podría haber sido el mejor contrato de la franquicia en mucho tiempo. Muchos pensaron que estaba loco, pero no. Él sabía lo que hacía y se convirtió en el mascarón de proa de los neoyorquinos.

Comenzarán a jugar después del Juego de Estrellas con marca de 64-28, la mejor marca de todo el beisbol. Además, cuenta con una sobreproducción de +199 carreras de diferencial. Son líderes de la Americana en OBP colectivo con .331, en slugging con .445 y en  OPS con .776. En jonrones nadie los supera, han conectado 157.

El pitcheo también es propieda de los Yanquis. Son el segundo equipo que menos jonrones ha recibido en su circuito con apenas 88, solo Houston es mejor que ellos en ese sentido con 78. Lideran la Americana en blanqueos con 12, en salvado con 31 y un WHIP colectivo de 1.08.

En lo individual, Aaron Judge ha sido insuperable. Nadie es mejor que él en la Americana en bateo... Bueno, perdón, poniendo a un  lado a Shohei Ohtani que es es de otra galaxia.

El Juez lidera al equipo en jonrones con 33, en remolcadas con 70 más una línea ofensiva de .284/.364/.618. Junto a él están Giancarlos Stanto y Rizzo con 24 y 22 jonrones respectivamente.

En pitcheo, Gerrit Cole ha sido el gran as, pero la sorpresa fue Clay Holmes, quien ahora con 16 salvados le quitó el puesto de cerrador a Aroldis Chapman. El cubano se lesionó a mediados de mayo y de allí en adelante su accionar ha sido un viacrucis.

El nuevo cerrador de los Yankees suma además 44 ponches en 41.1 entradas. Y tiene un WHIP 0.78

En defintiva, pitcheo, bateo y la estabilidad defensiva que le dio Kiner-Falefa a los Yankees han sido fundamentales en esta primera mita. ¿Qué cree usted?