Los Yankees de Nueva York ahora mismo, podrían no necesitar a Shelby Miller y es que las cosas están saliendo bien, demasiado bien diría y no exagero.

Pero la temporada es larga, quedan más de cien partidos y nadie se acuerda hoy de Shelby Miller a diez años de su debut en Las Mayores, ni que había sido All Star en 2015, no, nadie se acuerdo de eso, porque después fue muy malo encima del box.

Sin embargo, Shelby Miller renació con los Mulos, en la sucursal triple A Wilkes Scranton/Barres; luego de firmar un acuerdo de Ligas Menores en los últimos días de los entrenamientos de primavera.

The Yankees have signed RHP Shelby Miller to a minor league contract and invited him to Major League spring training.

La ficha

De ser un clásico abridor, Miller fue llevado a trabajar en el bullpen a tiempo completo y ese nuevo ajuste pareció dar frutos, pues en 16 salidas compiló una efectividad de 1,71 con una tasa de ponches de 10,7 por cada nueve entradas y de boletos de 2,6 bases en igual cantidad de tramos.

Antes de seguir , habría que mirar en retrospectiva la carrera de Shelby Miller como profesional y está se pudiera definir en cuatro momentos importantes.

1- El debut

Luego de debutar con los Cardenales de San Luis en 2012, Miller registró un buen año en 2013 con 15 victorias y una efectividad de 3.06, terminando entre los primeros lanzadores en la Liga Nacional.

2- Su Juego de Estrellas

Luego de ser cambiado a los Bravos de Atlanta en 2014, tras problemas con su biomecánica y alguna que otra lesión, en 2015 a pesar de su récord de 6-17, terminó con efectividad de 3,02 y fue elegido al Juego de Estrellas.

3- La debacle

En este punto, la historia de Miller da un giro bien brusco, pues entre 2016 y 2021, jugando para Bravos, Diamombacks y Vigilantes de Texas promedió para 7 carreras limpias por juego, una debacle total.

Nadie esperaba que fuera a obtener un contrato y menos con Nueva York pero sucedió y a sus casi 32 años ha vuelto a relanzar su carrera.

4- El renacer

En este sentido, para el 30 de abril, Miller le confesó al New York Post que se sentía bien con el equipo y le gustaba la organización.

Miller permitió su última carrera limpia el primero de mayo y estuvo el resto del mes intransitable encima del box.

En días recientes volvió hablar con la prensa y aseguró que estaba lanzando bien, que se sentía genial pero tenía la sensación de que nunca una a ser llamado al equipo grande, así lanzara bien todo el año.

La salida

Al respecto alegó que la cláusula de su contrato le permitía salirse en este mercado de cambios y tratar de buscar un mejor contrato y un nuevo comienzo con otro equipo, una vía más corta de regresar a Grandes Ligas.

Volviendo al comienzo, tenemos que tal vez, Miller le haga falta ahora mismo a los Yankees pero en agosto o septiembre o antes, en julio, hubiera sido un refuerzo ideal para el cuerpo de relevistas, pero así, como si de un viejo recuerdo se tratara, lo dejaron ir.

Y la cuestión está aquí, como siempre, el tiempo dirá.