Ni las sombras queda de aquel Arístides Aquino de 2019, el mismo que estuvo entre los candidatos al Novato del Año de la Liga Nacional, gracias en buena medida a sus 19 jonrones y 47 impulsadas en 56 juegos.

Aquello fue como un chispazo y hoy a sus 28 años, Aquino vive una realidad completamente diferente, al punto que hace siete días fue designado para asignación por los Rojos de Cincinnati, pues su endeble proyección ofensiva, hablaba a las claras de su mal momento.

Números

Aquino promediaba 049 de average con 23 ponches en 43 veces al bate y su swing descoordinado y carente de potencia, lo hacían lucir mal.

Al ponerlo en asignación, los Rojos tenían diez días para esperar que algún equipo se hiciera de su contrato o bajarlo a Ligas Menores.

En este sentido se dio a conocer hace unas horas que el equipo de la división central en el viejo circuito, decidió enviar a Aquino a la sucursal triple A de la organización.

Del ayer

Volviendo a la temporada de novato del caribeño, tenemos que en ese momento, en sus primeros diez juegos, Aquino igualó con Trevor Story, una marca de más jonrones en la primera decena de partidos, con 7 bambinazos.

Todos pensábamos en aquel año que se trataba de un naciente fenómeno del béisbol pero no, Arístides Aquino se desinfló de la peor manera.

Con su ubicación en triple A, la directiva de Cincinnati espera que el pelotero logré sumar horas en el campo y en la jaula de bateo hasta recuperar su condición de gran prospecto...por ahora, queda esperar.