Los Mets de Nueva York dieron a conocer  que celebrarán los diez años del único no hit no run de su historia, con un homenaje especial al lanzador venezolano Johan Santana y al catcher Josh Tole, antes del encuentro que disputarán en el Citi Field, contra los Nacionales de Washington, el martes 31 de mayo.

La tarde noche del martes 1° de junio de 2012, el zurdo bordó su joya monticular frente a 27 mil 69 aficionados. Su obra maestra de pitcheo finalizó con un cambio de velocidad que obligó a abanicar el tercer strike a David Freese. Ese día hizo 134 envíos, 77 en strike, obsequió cinco boletos y recetó siete ponches en camino a la mejor faena de su carrera, en el encuentro número 8.019 de campaña regular en la historia de la franquicia que se estrenó en la Liga Nacional con la expansión de 1962.

Santana y  Josh Thole, su compañero de batería ese día, serán homenajeados por Mets dentro de 64 días.

“Todavía recuerdo lo feliz que me sentí ese día y cómo lo celebramos”, recordó el zurdo  en declaraciones al departamento de prensa de los metropolitanos. “Fue algo muy especial para la fanaticada neoyorquina.

"Me sentí muy orgulloso de haber formado parte de esa hazaña, el primer no hit no run del equipo, algo que nunca antes había logrado un pitcher de esa franquicia. Por eso será tan importante celebrar con los fanáticos el próximo 31 de mayo. Será algo que tendrá un lugar muy especial en mi corazón”.

Como en casi todas las joyas de pitcheo, hubo ese día una sobresaliente atrapada. En el séptimo inning, con un out en la pizarra el boricua Yadier Molina, ante el 101° envío de Santana soltó peligrosa línea hacia la izquierda, a la cual le partió Mike Baxter y capturó poco antes de estrellarse violentamente contra la pared, sin soltar la bola.

“Solo recuerdo que contuve la respiración hasta que vi que tenía la bola en el guante. Fue un milagro, realmente fue él quien me salvó”, dijo Santana.