Los números de Ortiz saltan de la hoja de estadísticas, incluso en su temporada final a los 40 años. Pero su carrera se definirá por momentos. Estos son algunos de los mejores momentos del Big Papi desde que ayudó a cambiar el curso de la historia de los Medias Rojas con su llegada en 2003.

10.  Nº 51

De 1938 a 2005, el miembro del Salón de la Fama Jimmie Foxx ostentaba el récord de los Medias Rojas de más jonrones en una temporada, con 50. Pero a mediados de la temporada de 2006, estaba claro que Ortiz tenía una oportunidad real de romper ese récord. A fines de julio, Ortiz tenía 37 jonrones. Oportunamente, Ortiz rompió el récord de la franquicia el 21 de septiembre de 2006 contra los Mellizos, el equipo que lo dejó en libertad más de tres años antes. La explosión fue contra Johan Santana, uno de los principales lanzadores del juego en ese momento. Ortiz terminó la temporada con 54 jonrones y su récord del club sigue en pie.

9. El discurso

Durante cinco entradas del Juego 4 de la Serie Mundial 2013 en St. Louis, los Medias Rojas estaban jugando bien y Ortiz lo reconoció. En lugar de simplemente verlo continuar, hizo algo al respecto. Ortiz convocó a una reunión en el dugout justo antes de la parte superior de la sexta, diciéndoles a sus compañeros que tal vez nunca más jugarían en una Serie Mundial y que necesitaban capitalizar mientras estaban allí. Jonny Gomes conectó un jonrón de tres carreras más tarde en esa entrada, y los Medias Rojas ganaron el juego y empataron la serie 2-2.

No volverían a perder, ganándose el Juego 6 en Fenway. Mientras tanto, Ortiz tuvo una de las actuaciones más dominantes en la historia de la Serie Mundial, bateando .688. Ortiz se fue de 7-6 en las victorias cruciales en los Juegos 4 y 5 que cambiaron el Clásico de Otoño en la dirección de Boston.

8.  HR Nº 500

Al ingresar a la temporada 2015, Ortiz necesitaba 34 jonrones, igualando su número de uniforme, para llegar a 500 en su carrera. Claro, llegó a los 35 en el '14, pero a la edad de 39, ¿era realista esperar que pudiera tener otra temporada como esa? No lo parecía cuando Ortiz llegó a trabajar el 10 de junio, bateando .219 con seis jonrones. Pero luego tuvo un desgarro de poder que no disminuyó hasta que terminó la temporada. El 12 de septiembre, jugando contra los Rays un sábado por la noche en el Tropicana Field, Ortiz conectó dos jonrones para llegar a 500. Sus compañeros de equipo de los Medias Rojas lo acosaron en el plato.

7. El final de Fenway

En una ceremonia acorde con el estatus legendario de Ortiz, una calle y un puente recibieron su nombre antes de su último partido de la temporada regular el domingo. Eso, y la noticia de que el No. 34 se retirará en Fenway Park la próxima temporada. Ortiz es el primer jugador de los Medias Rojas en la historia a quien se le retirará su número dentro de un año del final de su carrera. En una emotiva ceremonia, Ortiz se arrodilló para agradecer a la afición de Boston.

Y también hubo un gran hit en su serie final en casa, un jonrón de dos carreras a la derecha el viernes por la noche que llevó a los Medias Rojas a una victoria de 4-2. La bandera dominicana decoró todo el mostro verde.

6. Su primer Walk-off en postemporada y fue para clinchar una serie

Hay pocas cosas más emocionantes para un jugador de béisbol que terminar una serie de postemporada con un jonrón. Ortiz hizo exactamente eso en el Juego 3 de la ALDS de 2004, registrando el primer lanzamiento de Jarrod Washburn sobre el Monstruo Verde en la parte baja de la décima entrada para completar una barrida de tres juegos sobre los Angelinos. Ese golpe marcó la primera vez que Ortiz dio su característico giro de casco antes de tocar el plato y ser acosado por sus compañeros de equipo.

5. El golpe de cambio de serie

Los Medias Rojas habían sido blanqueados por los Tigres en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2013, perdiendo 1-0. Y perdían, 5-1, con dos outs en la octava entrada del Juego 2. No solo eso, sino que Justin Verlander estaba armado y listo para tomar la pelota por los Tigres en el Juego 3. Afortunadamente para los Medias Rojas, fue Ortiz. girar para golpear. Y se le ocurrió un jonrón tan dramático como cualquier otro en su carrera: un grand slam que empató el juego al jardín derecho central en el que Torii Hunter se desplomó hacia el bullpen de Boston. La imagen del oficial de policía de Boston Steve Horgan levantando los brazos en señal de triunfo en el bullpen es icónica.

4.  "Esta es nuestra... ciudad", un discurso para la posteridad luego del atentado en el maratón de Boston

Ortiz ya había sido parte integrante de la comunidad de Boston durante muchos años. Pero lo llevó a otro nivel el 20 de abril de 2013. Boston había estado lleno de emociones durante días después de los atentados con bomba en el maratón de Boston, y Ortiz se dirigió a los fieles del Fenway antes del primer partido de regreso del equipo. “Esta es nuestra maldita ciudad y nadie va a dictar nuestra libertad”, bramó Ortiz. En ese momento, Ortiz demostró que estaba sintiendo lo mismo que tantos bostonianos.

3. La segunda estocada del gran comeback (Walk-Off hit ALCS G5)

En el Juego 5 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2004, los Medias Rojas estaban abajo, 4-2, en el octavo. Ortiz abrió la fama con un tiro imponente sobre el Monstruo contra Tom Gordon de Nueva York. Boston lo empató más tarde en la entrada, pero el juego aún avanzaba en el 14 cuando Ortiz participó en un turno al bate de 10 lanzamientos con Esteban Loaiza que incluyó seis bolas de foul.

Ortiz volvió a desencadenar la euforia, esta vez con una bengala que cayó frente a Bernie Williams en el centro, mientras Johnny Damon corría a casa con la carrera ganadora. "Damon corriendo hacia el plato. Puede seguir corriendo hacia Nueva York. Juego 6, mañana por la noche", exclamó Joe Buck a los televidentes en FOX.

2. Le dio la vuelta estando al borde del abismo

A pesar de toda la charla sobre Dave Roberts y su legendario robo que ayudó a los Medias Rojas a empatar el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2004 en la parte baja de la novena entrada contra los Yankees, el juego aún continuaba en la 12va entrada. Ortiz proporcionó el gran golpe, conectó un jonrón ante un slider de Paul Quantrill. Aunque los Medias Rojas seguían perdiendo en la serie, 3-1, Ortiz creó la creencia de que lo imposible podía suceder.

 

 

  1. El discurso de exaltación

Ningún momento supera el final de la historia cuando recibes el mayor honor. Cuando miras hacia atrás y agradecerles todo el que colabora con tu prodigiosa carrera. David Ortiz es un salón de la fama de Cooperstown.