En Fenway Park siguen soñando con la postemporada a pesar del récord negativo de 56-59y el último lugar en la división central y hasta cierto punto estos dos juegos de viernes y sábado ante los Yankees de Nueva York han mostrado un equipo diferente, un elenco capaz de jugar mejor béisbol y la perspectiva con menos de 50 juegos por disputar se torna diferente, al menos eso creen Alex Cora, Chaim Bloom y buena parte de los fieles.

Los Medias Rojas han mostrado todas las caras posibles en esta campaña, el tedio, la apatía, luego el furor por la victoria; después de comenzar con una racha de 10-19, los de Nueva Inglaterra remontaron para llegar a ser segundos de la división y entonces como si de un conjuro se tratara volver a desplomarse hasta llegar al punto donde se encuentran hoy.

El beneficio de la duda

Como sea, son los Medias Rojas de Boston señores y hay mística y tradición de sobra para darle el beneficio de la duda, así el panorama se torne más que gris y en este punto el regreso de Michael Wacha de la lista de lesionados es más que una buena noticia en medio del caos, lesiones, bajos rendimientos, Chris Sale, Matt Barnes, Kike Hernández, Alex Verdugoy tantas otras historias asociadas de un modo u otro al fracaso.

En este contexto, el equipo decidió activarlo este domingo, hace cuestión de minutos, para abrir el partido de hoy ante los Bombarderos del Bronx, tal como lo cuenta Julian Williams de The Boston Globe.

El perfil

Hablamos de Michael Wacha, de aquel talentoso lanzador que deslumbró a todos en su debut con los Cardenales de San Luis allá por 2013 pero que entre 2019 y 2021, lanzó para 5,11 de promedio de limpias y nadie entonces apostaba un duro por él, pero los Medias Rojas lo hicieron y en 2022, sin dudas ha sido lo mejor de un staff armado retazos.

Si bien Wacha ha estado afectado por las lesiones y recientemente debió ir a la lista de lesionados de 15 días por una inflamación en el hombro, ha dejado guarismos loables en el tiempo que ha visto acción; en 13 juegos sostiene un récord de 6-1, así como 2,69 de efectividad y 50 ponches en 70,1 tramos de labor.

Hasta la posibilidad de luchar por un comodín parece una utopía para los Medias Rojas pero todos coinciden que con Michael Wacha a plenitud, cualquier cosa puede suceder o al menos el equipo pudiera dejar una imagen diferente en el final...el tiempo y el terreno, como siempre, dirán.