Los Medias Rojas de Boston no están muertos todavía, por algo lógico en primera instancia, la temporada recién está comenzando y los equipos apenas van para el juego 30.

El fatalismo comienza a caer sobre el equipo armado por el gerente Chaim Bloom pues tal parece que cada paso genera un problema mayor, como si se tratara del Cándido de Voltaire.

La firma de Trevor Story por 6 y 140 millones, también la extensión de Matt Barnes por 2 años y 18 millones, por solo citar par de ejemplos que traducen a las claras el fiasco de temporada que van teniendo los de Nueva Inglaterra.

Sin absolutizar

Y parece que sí están fuera de juego ya, pues los dirigidos por Alex Cora no muestran nada sólido que los haga ver como contendientes a algo y esa diferencia de 10 juegos respecto a los Yankees de Nueva York parece un abismo, como viajar a la luna o visitar el quinto infierno.

Solo el trío de Xander Bogaerts, JD Martínez y Rafael Devers está produciendo y en contadas ocasiones logran sumar a la par.

Por su parte el resto de los jugadores de posición están ahora mismo con un OPS por debajo de 350, la media de la liga y el War de los jardineros es el tercero más bajo de todas Las Mayores; hablamos de métricas de espanto.

Bullpen de Ligas Menores

Al ir más allá y tocar el área de lanzadores, podemos ver que el bullpen de Boston ha desperdiciado ocho opciones de victoria y el mencionado Barnes jamás ha encontrado su ritmo como cerrador con un promedio de limpias de más de 6.

Los Medias Rojas han perdido los 6 juegos que han disputado en entradas extras, además de sostener marca de 3-7 en partidos definidos por una anotación.

En general, el récord de 10-19 tienen al equipo en el fondo de la división este de la Liga Americana y el hedor a fracaso comienza a merodear con fuerza, pues hablamos de uno de los grandes.

Más que una cuestión de optimismo

En este sentido y porque se trata de los Medias Rojas de Boston, hay que dar siempre el beneficio de la duda.

Por ejemplo, los Nacionales de Washington en 2019 llegaron a jugar para 19-31 antes de remontar y terminar siendo campeones.

De igual modo, en 2021, los Bravos de Atlanta, jugaron para 500 el 8 de agosto y también se alzaron con el cetro en octubre.

Todo no está perdido y los Medias Rojas están a diez de los Yankees pero a seis y medio de los Azulejos de Toronto en la lucha por el comodín que ahora mismo puede ser su meta y la distancia también es larga pero no imposible.

Y regresamos al punto con el factor tiempo, está ahí, mayo acaba de comenzar y Story debe empezar a producir, Matt Barnes a responder y el equipo a funcionar como tal.

 

Medias Rojas y sus cinco peloteros con mejores proyecciones para el 2022, más detalles aquí:https://t.co/gUTuhxkeEM#MLB #RedSox #Baseball #Dominicanos #RafaelDevers #XanderBogaerts #NathanEovaldi #KikeHernandez

Todos quieren meter a la hoguera a Chaim Bloom como si fuera Jordano Bruno pero pocos recuerdan que Story era una de las piezas más apetecibles del mercado, buscados por la mayoría y también la extensión de Matt Barnes llegó en su año de All Star.

Las aguas tienen que coger su nivel, de a poco, es una cuestión de pragmatismo y lógica racional más allá de las pasiones...los Medias Rojas de Boston no es un equipo cualquiera.