Cuando faltan solo horas para que David Ortiz sea inducido al salón de la Fama de Cooperstown, vuelve a las primeras planas la bonita historia de amistad que une a la súper estrella dominicana con uno de sus más acérrimos rivales dentro del diamante: Álex Rodríguez.

Una relación de auténtica hermandad forjada desde sus inicios como peloteros y que trasciende la rivalidad a muerte que en el campo mantenían sus respectivos equipos, Yankees de Nueva York y Medias Rojas de Boston.

Muestra de esta hostilidad deportiva NY-Boston es el hecho de que A-Rod es, dentro de los confines de Fenway Park, el yankee más odiado de los últimos años; según una encuesta hecha por un portal de Boston que pidió a sus lectores elegir  a los "Villanos deportivos más grandes" de la ciudad.

Pero para Big Papi, Rodríguez no era un villano. Es su amigo Alex, un amigo desde sus primeros días en el béisbol profesional, cuando ambos eran jugadores de Ligas Menores de los Marineros y Ortiz, a años de alcanzar la fama, tenía un apellido diferente.

Leyendas: David Ortiz y Álex Rodriguez junto a Hank Aaron durante la Serie Mundial de 2019.

"¿Cuánto tiempo hemos estado cerca?" reflexionó Rodríguez durante una conversación reciente. "Pongámoslo de esta manera. No solo lo conocí antes de que fuera Big Papi. Lo conocí cuando era David Arias”.

Rodríguez y Ortiz (cambió de Arias a su apellido paterno después de un canje a los Mellizos en septiembre de 1996) jugaron juntos en el béisbol de instrucción en septiembre de 1993, cuando Rodríguez -primera selección global en el draft de junio- tenía 18 años y Ortiz apenas 17

“Nos hicimos buenos amigos allí”, dijo Rodríguez. “Como puedes imaginar, todos se sintieron atraídos por él, incluso a esa edad. Luego jugamos juntos en pelota invernal en Dominicana con (Leones del) Escogido. Incluso desde el día uno, supe que era una superestrella”.

Ortiz y Rodríguez se enfrentaron decenas de veces en el campo. Pero aún allí salía a flote la química entre ambos.

Rodríguez se convirtió en la superestrella primero, haciendo su debut en la MLB a los 18 años en 1994 ¡en Fenway Park, precisamente! aunque vistiendo la camiseta de su primer equipo, Marineros de Seattle.

Ortiz no debutó en las Mayores hasta 1997, y no encontró el estrellato hasta que resurgió con los Medias Rojas en 2003, después de que los Mellizos lo liberaran.

Los fanáticos de Boston que palidecen al ver que la palabra "amistad" precede a "rivalidad" en cualquier discusión sobre la historia de los Medias Rojas y los Yankees quizás no quieran aprender esto, pero Ortiz y Rodríguez -quien fue cambiado a los Yankees en 2004 después de casi terminar con los Medias Rojas- se mantuvieron unidos incluso cuando la competencia entre sus equipos llegó a su punto máximo hace casi 20 años.

A veces, Ortiz llevaba a Rodríguez a Fenway mientras los Yankees estaban en la ciudad.

 “Cuando él venía a Nueva York en el punto álgido de la rivalidad, yo iba a su casa y cenaba, y cuando luchaba con un slump, él me daba lecciones de bateo y hablaba del lado mental”, dijo Rodríguez, quien más allá de su destacado papel en ESPN, también ha trabajado con Ortiz como comentarista de Fox Sports.

“Y luego, años más tarde, cuando tuvo un poco de sobrepeso y tuvo problemas, básicamente fui a su casa, miré en su refrigerador, me senté y lo ayudé a cambiar su dieta completa. Pensamos que los Medias Rojas podrían estar a punto de dejarlo en libertad (en 2010), y estaba empezando a pensar en jugar en otro lugar y volver a encarrilar su carrera. Entonces, a lo largo de nuestras carreras, ha habido muchas idas y venidas sobre cómo nos ayudamos mutuamente”.

A-Rod y Ortiz han compartido juntos sus roles como analistas para las cadenas Espn y Fox.

Ortiz se apresta a ingresar formalmente a Cooperstown este domingo 24 de julio, tras ser elegido en enero de este año.

En cambio, el caso del Salón de la Fama de Rodríguez parece estar en el limbo. Las razones son bien conocidas: Un escándalo por el uso de esteroides para mejorar el rendimiento y una suspensión que le costó toda la temporada 2014 y estropeó una carrera en la que conectó 696 jonrones. El neoyorquino de ascendencia dominicana recibió el 34,3 por ciento de los votos en el 2022, el primer año en que apareció en las boletas.

Ortiz recibió el 77,9 por ciento al superar el umbral del 75 por ciento.

A-Rod dijo que no siente envidia. Simplemente felicidad para un amigo de 30 años.

 “Lo amo como a un hermano”, dijo. “Lo que ha hecho por Boston y por el juego de béisbol, es icónico, e incluso es una mejor persona”.

En 2021, A-Rod compartió en su cuenta de Instagram un video en el que ambos disfrutan fumando habanos.

En la ceremonia de inducción a Cooperstown del domingo, Ortiz se convertirá en el cuarto grandeliga dominicano en el Templo de los Inmortales. Allí ocupará un sitial junto a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero.

Cada presentación tiene un narrador especial, generalmente un excompañero de equipo o gerente. La introducción de Ortiz será narrada por Pedro Martínez.