¡Se rompió el maleficio en Puerto Rico! Indios de Mayagüez se coronan como los nuevos campeones de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC) tras vencer (2-1) en el séptimo decisivo a los Gigantes de Carolina, en el Estadio Roberto Clemente Walker este miércoles 25 de enero.

La Tribu se le dio en el juego bonito y salieron victorioso en casa ajena para romper con una sequía de hasta nueve años con ganar un título en la pelota puertorriqueña. Además de eso, la novena tuvo su revancha después de perder en cuatro finales consecutivas.

En el Juego 7, los visitantes fueron los responsables de abrir el marcador en la parte alta del segundo inning con batazo de Jeremy Rivera en jugada de selección con las bases llenas. El campocorto venía de ser héroe en el sexto enfrentamiento con hit de oro para dejar en el terreno y forzar el séptimo encuentro.

Dos entradas más tarde, los dirigidos por Mako Oliveras trajo la segunda anotación del desafío con doblete de Richie Palacios para traer al plato a su compañero a Anthony García.

Ambas rayitas de los indígenas fue más que suficiente en el compromiso debido a una gran salida monticular del norteamericano Rod Wahen, quien maniató a la toletería carolinense en 6.1 capítulos, toleró cuatro hits, un boleto y recetó siete ponches.

El equipo de Carolina amenazó en igualar las acciones en el último episodio con imparables y doble seguidos de Jan Hernández y Rubén Castro para colocar corredores en la antesala y segundo sin out. La primera de los locales llegó gracias a un rodado a la intermedia para traer a Hernández al home y poner la pizarra por la mínima.

Ozzie Martínez entró como emergente y tuvo el tablazo para ganar, pero fue ponchado por Barden Webb para concretar el decimonoveno título de los mayagüezanos.

El trofeo de La Tribu lo afianza como el segundo equipo más ganador de la Isla solo superado por los Criollos de Caguas, quienes eran los actuales monarcas del torneo. Mayagüez volverá a Venezuela como representante de la Serie del Caribe después de estar en la edición de 2010 que se celebró en Margarita.

Por su parte, el manager Max “Mako” Oliveras escribió una página más en su gran palmarés en la pelota boricua con su octavo título en la liga, siendo uno de los dirigentes más laureados de la competición.