En una era en la que pocas mujeres participaban en la gestión deportiva, Manley era la gerente comercial que hacía todo para los Newark Eagles de la Liga Nacional Negra. En las décadas de 1930 y 1940, cuando ella y su esposo eran dueños de un equipo de la Liga Negra, desafió a sus compañeros propietarios, que eran todos hombres. Más tarde, se enfrentó a las Grandes Ligas de Béisbol, presionándolas para que reconocieran a los jugadores de las Ligas Negras, que habían sido ignorados por el Salón de la Fama.

Y su fe en sí misma era inquebrantable.

Nacida el 27 de marzo de 1897, Manley creció en Filadelfia, hija de Bertha y John Brooks. En una entrevista de 1977 con un proyecto de historia oral de la Universidad de Kentucky, Manley dijo que era producto de la aventura de su madre con John Marcus Bishop, un hombre blanco rico. Pero los investigadores no han podido confirmar la identidad de su padre. El censo de 1870 enumera a la madre de Effa como mestiza, según una investigación de Jim Overmyer, autor de la primera biografía de Manley, y la Society for American Baseball Research (SABR).

Pero Manley vivió su vida identificándose como una mujer negra, apoyando incansablemente a la comunidad afroamericana.

En un juego de la Serie Mundial de los Yankees de Nueva York en 1932, Manley conoció a Abraham Manley, con quien se casó un año después. En noviembre de 1934, Abraham, que hizo su fortuna como "banquero de números" en Camden, Nueva Jersey, y gastó generosamente en su esposa, compró las Águilas de Brooklyn de la Liga Negra.

A Abe le interesaba el béisbol, pero no le gustaba el trabajo de oficina. Eventualmente le pidió a Effa que asumiera más funciones hasta que, dijo ella en una entrevista de 1977, "poco a poco, me encontré haciendo más y más, y finalmente terminé completamente involucrada". Manley no tenía formación en gestión. En 1916, terminó la escuela secundaria en Pensilvania y estudió sombrerería: fabricación de sombreros para mujeres.

En 1935, los Manley compraron los Newark Dodgers, combinaron el equipo con los Eagles y se mudaron al Ruppert Stadium en Newark. Effa se convirtió de facto en tesorero de la Liga Nacional Negra;Abe tenía el título, pero ningún interés en los deberes.

Effa supervisó las operaciones de los Newark Eagles, desde el marketing hasta las finanzas. Hizo entrevistas con los medios, negoció contratos, se aseguró de que se les pagara a los jugadores, reservó viajes en hoteles solo para negros y ordenó uniformes (Effa se aseguró de que sus jugadores los obtuvieran de la misma compañía que suministró a MLB). Manley incluso ayudó a los jugadores a encontrar trabajos fuera de temporada.

Cuando Manley no estaba sentada en las gradas con los fanáticos en los juegos, se la podía encontrar codeándose con celebridades.

En una reunión fuera de temporada de la Liga Negra, estalló una acalorada discusión cuando Abe y Effa abogaron por contratar a un agente afroamericano para reservar juegos en el Yankee Stadium. Otros propietarios, algunos de los principales empresarios negros de la época, no estuvieron de acuerdo. Entonces, Effa los insultó y usó un término muy despectivo. Cumberland Posey, un poderoso propietario de los Homestead Grays, salió furioso de la reunión y le dijo a Abe que mantuviera a su esposa en casa.

Effa dijo en una entrevista de 1977:

“Al principio, creo que los hombres estaban un poco molestos por esta mujer que entraba en escena. Pero no mucho. Me recibieron muy bien. Y vieron lo importante que era yo para Abe, y todos estaban locos por él”.

 

Manley y la llegada del primer jugador negro a MLB: Jackie Robinson

En la década de 1940, cuando la Major League Baseball perseguía a las estrellas de las ligas negras, Manley se peleó con la gerencia de los equipos de las grandes ligas. Uno de sus adversarios fue el gerente general de losBrooklyn Dodgers, Branch Rickey, quien fichó a la estrella de la Liga NegraJackie Robinson, el jugador que rompió la barrera del color de la MLB en 1947 . Rickey también atrajo a Roy Campanella y Don Newcombe, quienes también se convirtieron en estrellas de los Dodgers.

Rickey llamó "emancipación" al avance de los jugadores negros a las grandes ligas; Manley lo llamó robo.

“No nos dio cinco centavos ni nos dio las gracias”, recordó.

Cuando Rickey asistió a un juego de los Black Yankees-Eagles de 1946 en Nueva York con dos de sus cazatalentos, Manley lo enfrentó en las gradas. Según una historia en el Camden Courier-Post el 6 de julio de 1946, Manley le dijo a Rickey que podría "causarle problemas" en la transacción de Newcombe y que esperaba una compensación si otros jugadores se iban a las Grandes Ligas.

Cuando el dueño de losIndios de Cleveland, Bill Veeck, le ofreció a Manley $10,000 por Larry Doby, el primer jugador negro en la Liga Americana, ella le dijo a Veeck que recibiría $100,000 si Doby fuera blanco.

Manley incluso le sugirió a MLB que las ligas negras deberían ser parte de su sistema de ligas menores. Pero el presidente de las ligas menores envió a su esposa a discutir el tema, dijo Manley en 1977, y las ligas negras nunca estuvieron afiliadas a la MLB.

“La excusa [de la MLB] fue que los negros no eran lo suficientemente buenos”, dijo.

Pero Manley creía firmemente que los jugadores de la Liga Negra eran los mejores en el béisbol. Ningún equipo, dijo, podría haber vencido al Newark Eagles, campeón de la Liga Negra de 1946, que produjo siete miembros del Salón de la Fama en sus 13 años de asociación con el equipo.

Eventualmente, el movimiento hacia la MLB de estrellas como Robinson condujo a la desaparición de las ligas negras. Los Eagles se disolvió después de la temporada de 1948.

 

El Salón de la Fama del Béisbol incorpora a Effa Manley

Después de la muerte de Abe en 1952, Manley se mudó a Washington, DC y luego a Los Ángeles. Se casó dos veces más (llamando a ambos errores), y se mantuvo activa en las causas por los discapacitados, las artes y la comunidad afroamericana. En 1975, ella y Leon Herbert Hartwick coescribieron "Negro Baseball... Before Integration".

En sus últimos años, Manley estaba amargada porque generaciones de fanáticos "no sabían que alguna vez existió este maravilloso y magnífico béisbol negro". Trabajó incansablemente para defender a los peloteros negros.

“El prejuicio es algo que creo que siempre estará con nosotros. Y creo que (en) las mayores, los hombres que eran dueños de los equipos, estaban bien versados. Sabían de qué se trataba. Y creo que sabían que lo que sucedería es justo lo que sucedió. Los negros entrarían y comenzarían a romper récords” dijo Manley, quien tenía 84 años cuando murió en 1981.

Los ex destacados de la Liga Negra Hank Aaron y Willie Mays, entre otros, se convirtieron en estrellas de la MLB y están clasificados entre los grandes de todos los tiempos del deporte.

En 2006, Manley fue incluida en el Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown, Nueva York. En parte debido a su defensa de ellos, se le unieron otros 34 destacados de la Liga Negra, incluidos Josh Gibson, Cool Papa Bell, Satchel Paige y Buck Leonard. En el Museo de las Ligas Negras en Kansas City, Misuri, los visitantes pueden incluso comprar una muñeca, de esos muñecos de cabeza grande, de Manley.