Los Rockies se enamoraron de Kris Bryant en 2012, cuando el joven toletero estaba en filas universitarias en San Diego.

Primer intento: Draft de la MLB 2013

El gerente general de Colorado en ese momento, Dan O'Dowd, lo quería. Quería ese tipo de potencial de poder en Coors Field. Tuvieron la selecciónnúmero 3 en el Draft de la MLB de 2013 y estaban listos para ir por él.

Los Rockies esperaron con los dedos cruzados. Los Cachorros poseían la segunda selección y necesitaban pitcheo. Pensaron se decantarían por Jon Gray y su bola rápida de tres dígitos. En el último minuto, el jefe de los Cachorros, Theo Epstein, se desvió y eligió a Bryant en su lugar. Tres años después, Bryant fue MVP en Chicago y los Cachorros ganaron su primera Serie Mundial desde 1908.

En Colorado, el porcentaje de victorias de .466 de los Rockies desde 2013 es peor que el de otros 21 equipos en las ligas mayores. Terminaron últimos o penúltimos en seis de esas nueve temporadas.

¿Qué hubiese pasado si Bryanta llegaba  a Colorado en lugar de a Chicago? Nunca sabremos.

 

Segunda oportunidad: Propuesta de intercambio a Chicago 2020

 

En la primavera de 2019, el propietario de los Rockies, Dick Monfort, se sentó junto a Nolan Arenado en una mesa en Scottsdale, radiante de orgullo, después de otorgarle a su jugador estrella una extensión de contrato por ocho años y $260 millones. Estaba destinado a ser un acuerdo de por vida. Pero el pensamiento de Arenado es que el dinero no era lo único, también ganar era importante.

“Cuando le das a alguien una cierta cantidad de dólares, no solo le vas a dar eso para perder. Tiene que haber algún (aspecto) de tratar de ganar o no tendría ningún sentido”.

Menos de un año después , Arenado pidió un canje. El tercera base All-Star se sintió decepcionado por lo que pensó que era un intento poco entusiasta de la oficina principal de competir por una Serie Mundial.

Los Rockies, se comunicaron con los Cachorros sobre un intercambio uno por uno: Arenado por Bryant. Los Rockies todavía suspiraban por Bryant. Los Cachorros respondieron pidiéndole a los Rockies que aceptaran el contrato restante de Jason Heyward que le debía $86 millones durante cuatro años. Monfort dijo que no.

En cambio, Monfort aprobó un acuerdo en enero de 2021 que envió a Arenado y $51 millones a los Cardenales por el zurdo Austin Gomber y un paquete de prospectos.

“Soy un fan primero. Creo que todos lo saben. Nuestros jugadores son como una familia para mí. Fuimos bendecidos por Nolan. Y todos teníamos un asiento en primera fila para ver a este increíble jugador. Desafortunadamente, nada dura para siempre”.

Desde entonces, los Rockies han visto partir a dos jugadores locales más. En julio pasado, decidieron no canjear a Trevor Story que entonces entró a la agencia libre y ahora llegó a los Medias Rojas de Boston. Jon Gray se fue a los Rangers a pesar de que Gray era el raro lanzador que no quería nada más que jugar en Denver.

 

La tercera, la vencida: agencia libre 2022

Rockies con Bryant volvió a convertirse en una posibilidad. Los Giants adquirieron a Bryant en un intercambio en julio, un movimiento emocional que lo separó de su club original y lo puso en la contienda por la Serie Mundial. Los Giants apostaron todas sus fichas al canjear por Bryant y aun así se quedaron cortos en una desgarradora derrota en el Juego 5 ante los Dodgers en la Serie Divisional. Ese fue el último partido de Bryant con la camiseta de los Giants. Estaba disponible de nuevo.

El presidente de operaciones de béisbol de los Giants, Farhan Zaidi, después de la temporada  profetizó  que seguro Bryant tendría muchos poretendientes.

“Reconocemos que es un talento de superestrella, y un mercado muy competitivo para sus servicios”

Sin embargo, los Giants se mostraron reacios a extender un contrato a largo plazo a un jugador en los 30.

Inmediatamente después de que terminó el cierre patronal del béisbol, los Rockies se abalanzaron sobre la idea de finalmente firmar a Bryant. Lo persiguieron agresivamente, dejando en claro que estaban dispuestos a gastar una prima para que esto sucediera.

El gerente general de Colorado, Bill Schmidt, el ex jefe de cazatalentos y jefe del draft que presionó por primera vez para reclutar a Bryant para Colorado hace nueve años, presionó aún más con el agente de Bryant, Scott Boras en esta oportunidad.

Nunca es demasiado tarde para volver a intentarlo. Los Rockies encontraron otra oportunidad dando a Bryant un impactante contrato de siete años y $182 millones. Su acuerdo representará $26 millones en valor promedio anual, entre los 30 acuerdos más ricos en la historia del béisbol. Y, lo que es más importante, el contrato de Bryant incluye una cláusula completa de no intercambio.

El bateador multiposicional de 30 años se encuentra en los entrenamientos de primavera y se hará cargo del jardín izquierdo. Él es la única y futura esperanza en Colorado.

Los Rockies firmaron a Bryant con el segundo contrato más rico en sus 30 años de historia, solo detrás del acuerdo de $260 millones de Arenado y por delante del contrato de 10 años de Troy Tulowitzki, $157,8 millones de 2011.

Sin embargo, dentro de esos números, surge una pregunta apremiante. ¿Por qué Bryant, un codiciado agente libre que podía elegir su destino, querría unirse a los Rockies, el equipo con una reputación creciente de decepcionar a sus mejores jugadores hasta el punto de alejarlos? Arenado y Tulowitzki se fueron mucho antes de que expiraran sus contratos.

A Bryant no le faltaron pretendientes en la agencia libre. Al menos otros nueve equipos tenían una necesidad obvia de su OPS de .880 en su carrera con un total ajustado al parque en las últimas siete temporadas que ha sido un 32 por ciento mejor que el promedio de la liga, según Baseball-Reference.

Ganó el premio al Novato del Año en 2015, un trofeo de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 2016 y un anillo de Serie Mundial ese mismo año.

Sin embargo, según el cálculo de victorias por encima del reemplazo de FanGraphs, casi la mitad del WAR de carrera de Bryant se produjo en sus dos primeras temporadas, alrededor de 14.0 entre su marca total de 31.8.

Lo que Bryant encontrará en Colorado es un lugar relajado para vivir y trabajar, un estadio de béisbol rico en hermosas puestas de sol y gradas repletas y con pocas expectativas. Los Rockies se encuentran en una división poderosa y no es muy fácil entrar en contienda. Las probabilidades están en contra.

Después de la frustración de los fanáticos de Colorado, primero por el canje de Arenado, luego por otra temporada perdedora, luego nuevamente por las partidas de Story y Gray, los Rockies encontraron una nueva cara que vender.