La temporada 2022 de las Grandes Ligas ha sido una verdadera montaña rusa para los Angelinos de Los Ángeles y para su principal figura, el jardinero Mike Trout. Tanto el equipo como el jugador iniciaron con el pie derecho, pero una seguidilla de 13 derrotas que todavía se mantiene vigente hizo que el cuadro de los Halos se desplomara y cayera de manera estrepitosa.

Ahora mismo, los californianos se encuentran a 9.5 juegos de distancia de los Astros de Houston en la División Oeste de la Liga Americana. Por otra parte, el 3 veces ganador del premio MVP vio minada su producción debido a un slump ofensivo que se extendió un total de 26 turnos en los cuales no pudo conectar de hit.

Sin embargo, lo que más duele y preocupa en este momento es su salud, la cual se vio en entredicho ayer en el duelo que sostuvieron los suyos frente a los Medias Rojas de Boston y el cual acabaron perdiendo por pizarra de 6x5.

Con el santo de espaldas

En el encuentro de anoche, todo apuntaba a que sería el resurgir de Mike Trout. En su primer turno conectó cuadrangular de 2 carreras y en el segundo, sendo doblete. En ese instante, algo parecía no estar bien con él. Se mostraba con algún tipo de molestia en la intermedia y tras batear uno de sus compañeros, pidió la revisión de los trainers, quienes le aconsejaron abandonar el terreno, cuestión que así hizo sin chistar.

Alerta en los Angels

Hasta ahora, no se sabe más nada sobre la salud de quien ha sido probablemente el mejor toletero de esta era. Lo único de lo que se tiene certeza es de que no se realizará todavía ningún examen físico, sino que se aguardará a las sensaciones del propio Mike. Si va a jugar hoy el último encuentro de la serie frente a los Red Sox, sigue siendo una incógnita.

Phil Nevin, mánager interino de Los Ángeles dijo lo siguiente sobre la lamentable situación:

"Tenemos que echarle un vistazo al día siguiente, de verdad, para tener una buena idea de lo que está pasando allí".