Hasta la persona más alegre y optimista de todas tiene momentos de frustración. Eloy Jiménez es una de ellas. El dominicano lo experimentó cuando recibió la noticia de que se perdería 4 meses de temporada por un desgarro del tendón pectoral izquierdo que sufrió en la última semana del Entrenamiento de Primavera. Sin embargo, esa actitud cambió cuando por vía de Billy Ruso, Eloy conoció la historia de Brady Nelson, un niño de apenas 12 años con un tumor, un glioblastoma, que es una forma de cáncer extremadamente agresiva en los niños.

 

El 10 de abril, Eloy le mandó un mensaje de ánimo y le prometió que le dedicaría su primer cuadrangular cuando regresara de la lesión:

 

La frustración de Eloy fue sustituida por el deseo de volver para complacer y cumplir la promesa hecha a Brady. Eloy regresó de su lesión el 26 de julio y un día después pudo cumplir su promesa a Brady. Antes del juego del martes 17 de agosto,, Eloy Jiménez conoció a Brady. El niño le dio a Eloy un brazalete que usó durante el partido de esa noche.

Jiménez recibió a la familia Nelson hoy miércoles 1 de septiembre como parte del Mes de Concientización sobre el Cáncer Infantil de MLB, que colaboró ​​con Stand Up To Cancer y la Fundación St. Baldrick's.

En el juego, todos los jugadores y entrenadores lucieron oro en apoyo de los 20.000 niños a los que se les diagnostican cáncer cada año.

"Es genial. Los Medias Blancas, han sido excelentes con nuestra familia", dijeron los padres de Nelson.