Se reveló que los Yankees de Nueva York tenían un acuerdo para enviar al jardinero central Aaron Hicks a los Marlins por el derecho Pablo López. No se dieron detalles sobre la fuente de la información. Pero, se dijo, el gerente general de Miami, Kim Ng, canceló el trato en el último segundo.

López es un titular de 26 años con dos temporadas más al mando del equipo de Miami después de esta campaña. Hicks está a punto de cumplir 33 años. Y es un jardinero mediocre que posee cerca de $30 millones durante los próximos tres años antes de que surja su opción de compra.

Pero Hicks, ¿un prospecto o dos (¿Oswald Peraza?) y algo de dinero por López? Eso parece realista.

Digamos que el trato fue acordado condicionalmente y esto haya sido parte de la razón por la que se diera el acuerdo Bader-Montgomery, entre Yankees y Cardenales. Es la forma en la que ese trueque tendría sentido entonces.

Los Yankees solo necesitarían juntar a Matt Carpenter y Marwin González por un tiempo. Luego recuperarían a Giancarlo Stanton, seguido de Bader. Y un outfield de Bader en el centro con Andrew Benintendi y Aaron Judge en las esquinas y StantonDH suena bastante bien en octubre.

El gerente general de los Yankees, Brian Cashman, concretó un trato con los Cardenales de San Luis en el que cedía a Jordan Montgomery. Este cambio fue uno que irritó y desconcertó a los fanáticos del Bronx. Fue un trueque incomprendido.

Los Yankees incorporaron al jardinero Harrison Bader, mientras que San Luis reforzó su rotación con la incorporación del abridor zurdo Jordan Montgomery. Ambos equipos pudieron llenar áreas de necesidad en este intercambio, y puede ser un acuerdo de beneficio mutuo.

Cashman entregaba a Montgomery, un zurdo confiable con una efectividad de 3.69, a los Cardenales por el jardinero actualmente lesionado Harrison Bader justo antes de que culminara la hora límite. Hasta ahí no hacía mucho sentido, pero si las cosas se dieron tal cómo se ha filtrado (se daría la llegada de Pablo López y se iría Aaron Hicks), las cosas se tornan comprensibles.

No obstante, es algo que no ha admitido Cashman. Sobre Bader solo planteó que tienes que renunciar a algo para obtener algo, y el ex Cardenal traerá un excelente guante y velocidad cuando esté sano.

Nueva York agregó más refuerzos al incorporar a Harrison Bader en este acuerdo con los Cardenales. Bader es un jardinero defensivo sólido que está teniendo un mal año en el plato (.256 BA, 5 HR, 21 RBI, .673 OPS) pero posee rasgos en velocidad y fildeo que los jardines de los Yankees actualmente no tienen mucho.

Recoger a Bader después de agregar a Benintendisimplemente no tenía mucho sentido. Hicks ya parecía que podría ir al banquillo con la llegada de Benintendi, y ahora añaden a Bader sin tener realmente un hueco en los jardines para él. Podrían mover a Carpenter a su antigua posición en la tercera base y enviar a Josh Donaldson a la banca, pero incluso entonces todavía tienes a uno de Hicks o Bader en la banca la mayoría de los juegos.

Pero, ¿por qué sacar a Montgomery con Luis Severino hasta septiembre, Néstor Cortés con sobrecarga de trabajo y Gerrit Cole y Jameson Taillon en problemas ?

Despedir a Montgomery tampoco tuvo mucho sentido para Nueva York. A los Yankees ya les faltaban abridores después de que Luis Severino fuera enviado a la lista de lesionados de 60 días, y ahora no tienen un quinto abridor en su rotación. También vale la pena señalar que su bullpen ya tiene pocos brazos, con los mejores jugadores como Michael King, Miguel Castro y Chad Green también en la lista de lesionados.

Es la reflexión que ha dado lugar a que los Yankees habían fracasado en un acuerdo complementario por otro lanzador abridor. Y luego no pudieron salir del acuerdo Bader-Montgomery.

Cashman fue cuestionado sobre si ese era el caso y dijo que no, pero los entendidos en el tema creen que miente.