Fue como en cuento, algo fantástico, casi irreal, estaba sucediendo pero resultaba difícil creer; una semana de locos dirían algunos por ahí, pues el cubano Yoelqui Céspedes empezaba el Spring Training a todo tren, con jonrón en su primer turno incluido.

Tenía muchos ojos puestos encima, la Russa y Rick Hahn hablaban bien del cubano, confiaban en su swing, pero jamás pensar en una semana así, con dos jonrones y más de 500 de average, no, era de ensueño en verdad.

It runs in the family.

 La ilusión

Hubo un momento incluso en el que se llegó a comentar que si era posible debutar con el equipo grande el 7 de abril, pues el caribeño se mostraba consistente pero hasta ahí, las cosas de a poco fueron cogiendo su ritmo.

Los mismos rompientes, los mismos desajustes en la mecánica y la sigilosa ansiedad, propia del que comienza a adentrarse en algo nuevo, todo esto empezó a hacer mella en Yoelqui y al unísono comenzaron a emerger las deudas.

Habló de deudas con esos detalles a pulir en su mecánica, tal vez la necesidad de tomar más turnos en la jaula de bateo, hasta acomodarse al mejor swing posible o simplemente tener más juegos en Las Menores, hasta adaptarse a la bola rápida del primer nivel.

La noticia

La noticia de que los Medias Blancas asignaron al cubano a los campamentos de Ligas Menores, si bien impacta en los fanáticos, sobre todo en la Isla, no sorprende, no, pues después de un comienzo espectacular, con el día a día comenzó a emerger la verdadera cara, un joven con mucho talento pero carente de rodaje competitivo.

Como quiera, Céspedes no dejó malos números, 263 de average, con 2 jonrones y cuatro impulsadas y esto es algo que será un plus importante para su desempeño en las sucursales de los Medias Blancas, pues ver acción con el primer equipo en esta pretemporada, es una experiencia importante, más que necesaria.

Un largo camino

El camino es largo y la lucha por hacerse de un puesto en uno de los jardines será fuerte, pues hay buenos candidatos, Andrew Vaughn y Gavin Sheets son de los preferidos incluso por la Russa, hasta el también cubano Oscar Luis Colás está por encima en cuanto a proyecciones... pero Yoelqui ha mostrado ser competitivo.

Y sí, nada es fácil en la vida, todo llega a partir de la constancia y el sacrificio, por ahora el camino es largo, parece bien largo hablando con claridad pero no es imposible.

Si Céspedes puede llegar o no, el tiempo dirá, este comienzo de pretemporada, al menos dio la impresión de que puede ser posible.