Hoy viernes 15 de abril como todos los años, la gran leyenda Jackie Robinson será homenajeada una vez más en las Grandes Ligas por haber sido el primer jugador de raza negra en jugar en dicho circuito. Hacia él solo puede haber un sentimiento de admiración y muchos elogios por parte de los peloteros que le han sucedido.

Su gesta es invaluable, ya que todo lo que pasó hasta poder llegar a vestir el mítico número 42 de los Dodgers de Los Ángeles es de admirar y respetar. Por eso se le conmemora y se le tiene en tan alta estima a su carrera y a todo lo que él representó como persona.

Uno de los jugadores que se siente más honrado de poder disfrutar hoy del béisbol como lo conocemos siendo de raza negra es Mookie Betts, quien aprovechó la ocasión para emitir algunas palabras al respecto en el momento que se le preguntó por el acto de este año, donde por primera vez todos los jugadores portarán el 42 en la tonalidad azul que caracteriza a los Dodgers, equipo para el que jugó Robinson.

Se considera un fanático

A juzgar por su mensaje, Betts es claro fan de Jackie aunque no le vio jugar. El agradecimiento que siente por el otrora infielder de la tropa azul es indescriptible:

"Solo ser bendecido, ya sabes, simplemente estar feliz de tener la oportunidad de hacer lo que estoy haciendo ahora. Obviamente, todo lo que pasó fue duro, hombre, y pone las cosas en perspectiva porque mi papá estaba vivo entonces y solo sabiendo todas las historias que me contó y todo lo que pasó, que fue prácticamente nada comparado con lo que pasó Jackie". Dijo Mookie en el podcast Black Diamonds.

Además, aprovechó para recordar la actitud dentro y fuera del campo de la leyenda nacida en Cairo, Georgia:

"Es simplemente una bendición tener a alguien que lo hizo de la manera que lo hizo. Se comportó de la manera en que se comportó y aún así fue genial. Sabes, eso es difícil de hacer".

El homenaje debería ser distinto

Sobre el hecho de rendir tributo a Robinson utilizando todos los peloteros su número por un día, Betts piensa un poco diferente. Él cree que nadie debería llevar ese 42 en su espalda, ya que sobrepasa a cualquiera y nadie es digno:

"Es casi como si no quisieras usarlo. Siento que aunque todos lo usan al mismo tiempo, siento que nadie debería usarlo. Y solo porque, ya sabes, la gente conoce a Jackie Robinson, él rompió la barrera del color. Pero la gente como yo que conoce tantas historias y sabe tanto por lo que pasó, y siendo negro, es como nah, no, no creo que nadie deba usarlo. Creo que debería retirarse en todos los estadios".

Más tarde, añadió:

"Pero ese número 42, ya sabes, lo entiendo, tiene un día y nunca le quitaría ese día. Pero estoy del otro lado. Creo que simplemente lo dejas ahí y lo dejas hacer lo suyo. y él es la última persona que debería usar 42, ¿sabes?".