El martes, el decaído Franmil Reyes fue enviado a Clase AAA Columbus. El sábado fue designado para asignación y el lunes los Cachorros de Chicago lo reclamaron. Serán responsables de los $1.5 millones que quedan en su contrato de $4.55 millones.

El manager Terry Francona, dijo que las oportunidades deben aprovecharse cuando se presentan. Si no, un prospecto puede convertirse en un descarte en poco tiempo.

Cuando se abrió la temporada 2022, Reyes era el cuarto bate de los Guardianes de Cleveland y Bobby Bradley jugaba en la primera base y bateaba en la quinta. Bradley,  fue liberado de Columbus el sábado.

Si Reyes hubiera aprobado las exenciones, habría sido enviado directamente a Columbus. Pasó a estar en el limbo.

Se suponía que Reyes conectaría 30-40 jonrones y produciría 100 carreras esta temporada. Estaba bateando detrás de  Steven Kwan, Myles Straw y Amed Rosario. Ni hablar del candidato a MVP José Ramírez.

Pero la expectativa nunca se materializó para Reyes, de 6 pies 5 pulgadas y 270 libras de peso, quien conectó 30 jonrones e impulsó 85 carreras el año pasado.

El toletero conectó más de 30 jonrones en las últimas dos temporadas. Es casi increíble el rumbo que continuó.

El club cuestionó sus condiciones cuando llegó a los entrenamientos primaverales luego del cierre patronal y no pareció mejorar. Entró en la lista de lesionados en mayo con una lesión en el tendón de la corva derecho, pero nunca pudo encontrar su swing después de reaparecer en la alineación de Grandes Ligas el 21 de junio.

Solo bateó .213 con los Guardianes esta temporada y tuvo problemas desde el primer día con recurrentes ponches. Honestamente, fue difícil de ver.

“Es difícil cuando sabes que un tipo puede calentarse y llevar un equipo”, dijo Francona el sábado. “No estaba llegando a la bola rápida y estaba bateando rompientes para un sencillo o un jonrón muy ocasional. Simplemente no estaba llegando a los lanzamientos que solía llegar”.

Ahora otro equipo va a intentarlo y ver si Reyes puede volver a ser el bateador de poder que alguna vez fue. Ese equipo son los Cachorros de Chicago. Es un movimiento de bajo riesgo para ellos. Los Cachorros están claramente fuera de postemporada y están pasando por su propio movimiento de reorganización. Si Franmil puede volver a su forma anterior, podría ser una pieza valiosa de sus planes futuros.

Será elegible para arbitraje esta próxima temporada baja.

Franmil Reyes tuvo una de las caídas más rápidas que hemos visto en un bateador de Grandes Ligas. Pero todavía tienela oportunidad de volver a la normalidad con un nuevo equipo en un nuevo sistema.

La semana pasada fue cuando los Guardianes enviaron a Reyes a AAA Columbus para liberar espacio y activar a Oscar González fuera de la lista de lesionados. Pero tras pasar solo unos días en las menores el equipo lo designó para asignación. Esto es lo que debe olvidar Reyes y centrarse en la nueva oportunidad que se le presenta para retomar con mejores bríos su carrera profesional en el béisbol.