Este año, los Gigantes de San Francisco están viendo si tratan de volver a ser el equipo aguerrido que eran hace unos cuantos años atrás, recordemos que, en la década pasada, estamos habituados a ver lo que fueron dos campeonatos de Serie Mundial ganados con creces y siendo de los favoritos por encima de muchas otras divisas de la Liga Nacional.

Fuentes familiarizadas al detalle de Luis González, afirman que el jugador que se encontraba en triple A, estaba ordenando el casillero del equipo para dejarlo remotamente vació y conforme a ello estarían dejando la puerta abierta a que él en serio será de nuevo parte del equipo de las Mayores.

La producción de Luis González para los Gigantes de San Francisco habría sido tal cual que lo venían siguiendo desde hace mucho rato, pues es una línea ofensiva muy fuerte la que él está buscando de mantener en tono positivo con .349 / .397 / .492 donde esto tienes que sumarle que fueron en 21 encuentros de triple A con 2 cuadrangulares y 15 carreras traídas al plato de manera oficial.

San Francisco Giants took this guy out of their line-up #MLB

Uno de los que lo elogió.

Gabe Kepler, manager, hizo elogios más que elegantes a la figura de Luis González a quien le dijo lo siguiente: "una decisión más que desafiante", esto lo tomó a buena ley sabiendo que González se molestó de tal manera por ser enviado a las ligas menores, sin embargo, no era la primera vez que se encontraba en esta situación, ya que existe una similitud muy grande y es cuando se encontró con enviar al lanzador Lamonte Wade Jr.

Los números.

El jugador outfielder escogido en ronda tres de la MLB se encuentra actualmente con una edad de 26 años y es bastante joven tomando en consideración su baja producción con el madero, lo que sí es que varias veces hemos visto como él, en el tiempo que llevaba jugando con los Gigantes en Las Mayores, ha sido una verdadera aspiradora humana.

En su primera temporada en San Francisco, cambiado de los Medias Blancas en el 2022, ha tenido 63 veces al bate con 22 hits y un total de 31 bases alcanzadas, 2 cuadrangulares, 15 remolcadas y que por supuesto, se ha mantenido con un promedio bastante atrevido para su club de .349, una verdadera locura tomando en consideración que ha jugado de 3 años oficiales en MLB, dos de manera ininterrumpida.

El año anterior que vio más acción en el equipo de Chicago, con 6 juegos y dos hits, siendo un verdadero diamante en bruto que tomar en cuenta pues, a pesar de que no era de los más productivos con el bate, se mantuvo con buen ver en la parte defensiva.