Podría empezar así: Julio Rodríguez batea para 304 de average con 4 bases robadas y 4 carreras impulsadas y entonces pudiera parecer normal pero no, hablamos del prospecto número 1 de los Marineros de Seattle y uno de los tres mejores de todo el béisbol.

Y no es casual, ese impacto reciente del talentoso prospecto dominicano, no, todo es fruto de la dedicación y el esfuerzo en el campo, además de la paciencia y el apoyo de la franquicia.

Podría empezar de esta manera  y tiene sentido pero igual, siempre hay un antes y entonces la historia podría ser así...

Primeros pasos

Como todo niño dominicano, Julio Rodríguez se acercó al béisbol y desde temprana edad comenzó a inclinarse por la práctica del juego y a seguir a los peloteros dominicanos en Grandes Ligas.

También Julio admiró desde pequeño a un pelotero en particular, el japonés Ichiro Susuki, quien deslumbraba a todos por sus habilidades con el bate y su excelente defensa.

Por esas vueltas del destino, Julio e Ichiro se encontrarían y sostendrían una relación bastante especial; de tal modo que hoy Susuki es asesor del pelotero caribeño dentro de la organización.

Los consejos de Ichiro

En recientes declaraciones a ESPN digital, Rodríguez contó que mantiene un vínculo muy estrecho con Ichiro, a quien le pide consejos para cualquier cosa.

El quisqueyano aseguró que, la leyenda lo aconseja a menudo sobre la necesidad de ser paciente y estar tranquilo, pues sabe que las cosas saldrán al final.

Julio aseveró que está trabajando con Ichiro desde los campos de entrenamiento en Arizona y siempre le han aportado sus charlas e indicaciones.

Ichiro se unió como entrenador al equipo, casi al unísono con su retiro en 2019.

El camino es largo

Volviendo a la figura de Julio Rodríguez tenemos que si bien es líder en bases robadas de Las Mayores, también encabeza el apartado de los ponches con 28.

Esta aventura apenas está comenzando y el camino es largo todavía; en sus primeros 18 partidos, Rodríguez compiló para 194 de average, producto de 13 hits en 67 turnos.