Si los Marineros de Seattle conservan hoy luego de haber disputado 54 encuentros una posibilidad al menos lejana de competir por un lugar en los playoffs de esta temporada 2022 de las Grandes Ligas, es en parte al increíble desempeño del novato sensación de la MLB, el dominicano Julio Rodríguez.

Con récord de 24 victorias y 30 derrotas, el cuadro de The M's se ubica en la cuarta posición de la División Oeste de la Liga Americana, a 11 juegos de diferencia de los punteros, los Astros de Houston de José Altuve y compañía, pero a solo 2.5 juegos de los Angelinos de Los Ángeles, los cuales ocupan el segundo escaño de la zona.

Pero, ¿Por qué le deben tanto estos Mariners a su novel jugador de apenas 21 años de edad? ¿Qué es lo que ha hecho del nacido en Loma de Cabrera un verdadero boom en la Gran Carpa? Hoy lo analizamos en detalle.

Enorme desde el comienzo

Lo primero que hay que saber de Julio Rodríguez es que antes de llegar al máximo nivel, ya era un pelotero de armas tomar que estaba muy bien considerado por todos en el Norte de América. Sus descollantes actuaciones en menores le valieron el status de proyecto privilegiado, al igual del que gozó en su momento su colega de los Rays de Tampa, Wander Franco.

En su paso por inferiores su línea ofensiva fue de .331/.412/.543 en 3 años, lo que ilustra de manera fiel lo especial que era este chico a pesar de la corta con la que contaba. Fueron casi mil turnos al bate los que consumió (962) y 217 encuentros los que disputó, y jamás mostró ninguna caída en su rendimiento; siempre estuvo sólido como una roca.

 

Sus números en el Big Show

En su primera campaña como grandesligas, J-Rod ha probado estar a la altura del mejor béisbol del planeta. Con un hilo ofensivo de .274/.330/.418, con 6 jonrones, 9 dobletes y 1 triple, además de 24 carreras impulsadas e igual número de anotadas y encima, 17 bases robada (líder de Las Mayores en este rubro), no hay nada que se le pueda objetar al jardinero central de los Marineros de Seattle.

 

Por si fuera poco, recientemente obtuvo el galardón a Novato del Mes en la Liga Americana, premio que no alcanzaba un hombre de su franquicia desde agosto de 2011, cuando lo logró Mike Carp.

Sin dudas, toda una estrella emergente a la que vale la pena observar de cerca.