Juan Soto usó sus ganancias del Home Run Derby y el Juego de Estrellas en Denver, alrededor de $200,000, para donar a una combinación de jugadores de béisbol, boxeadores y atletas de pista y campo.

A fines de julio, cuando Juan Soto pensó por primera vez en donar sus ganancias de la semana del Juego de Estrellas a los atletas olímpicos de República Dominicana, llamó a su ex compañero de equipo Emilio Bonifacio le explico sus intenciones y Bonifacio le ayudo a proceder.

"Le dije que considerara a otros más allá del béisbol”, recordó Bonifacio. "Él ya iba a hacerlo. Quería ayudar a tantas personas como pudiera. Lo que algunas personas no se dan cuenta es que algunos de nosotros, muchachos del béisbol, pudimos ganar dinero en Estados Unidos. Los boxeadores, los corredores, lo hacen porque es lo que aman. Y están haciendo esto por nuestro país con pocas ganancias financieras ".

La motivación de Soto es provocada por una combinación de hechos.  Un día del invierno pasado, Soto estaba entrenando en las mismas instalaciones que un puñado de corredores con destino a los Juegos Olímpicos. Le sorprendió lo rápido que se recuperaban para otro sprint. Cuando lo desafiaron a una carrera, se rió y declinó cortésmente. Este septiembre, mientras hablaba de sus donaciones con el Washignton Post, Soto bromeó diciendo que si su vida dependiera de sobresalir en la pista, no estaba seguro de que lo lograría. Se ganaron su pleno respeto y algo más.

El proceso que tenemos que atravesar todos es difícil. Tenemos que ir de un lado del país a otro para las prácticas. A veces teníamos que pasar horas y horas sin comer. Tenemos que practicar y no tenemos proteínas, ni zapatos, ni la ropa o el equipo adecuados. Así que es bastante difícil hacer eso y aún estar motivado. Lo que hicieron para los Juegos Olímpicos es simplemente asombroso ".

Apoyar a otros dominicanos es algo que Soto aprendió de los veteranos jugadores latinoamericanos que inmediatamente lo abrazaron en las mayores. Entre ellos estaban Gerardo Parra, Asdrúbal Cabrera e incluso Bonifácio, un utilitario de 36 años que tuvo breves períodos con los Nacionales en 2008 y 2020. Ha habido muchos más, ya sea que jueguen en Washington o en otros lugares.

Antes de la segunda temporada de Soto, recibió una llamada de FaceTime de Robinson Canó , uno de sus ídolos de la infancia, quien le dijo que siguiera siendo él mismo. Sin embargo, rápidamente Soto se encontró en posición de apoyar a los demás.