El extoletero que enamoró a una generación de jóvenes en el Yankee Stadium en un derby de cuadrangulares se volvió a meter en problemas con la ley.

Hamilton se declaró culpable en un delito menor de un caso que estaba vinculado su hija menor de edad reportó la agencia AP.

El exjonronero de los Rangers de Texas, de 40 años, se declaró culpable en Fort Worth, Texas, de retener ilegalmente a una persona, bajo los términos de un arreglo mediante el que se desecha la acusación grave de lesiones a una menor de edad, informó la Fiscalía Penal de Distrito del Condado de Tarrant, en sus redes sociales.

Las drogas, el abuso a las bebidas alcohólicas y la situación de calle ha derivado que unas de las carreras más prominentes se fuera la basura por los problemas de Hamilton.

Mike Thomas, juez del caso sentenció al exbombardero a un año de libertad condicional diferida y lo multó con 500 dólares en lo que también irá a clases de como ser padre y de control de la ira.

Hamilton alcanzó la cúspide de su carrera deportiva en la temporada de 2010 con los Vigilantes de Texas en la que se hizo de MVP del joven circuito al totalizar un promedio de .359 con 100 carreras remolcadas y 32 cuadrangulares.

El exjardinero también recibió un gran aporte económico en su carrera deportiva en la que alcanzó los 140 millones de dólares.

Thomas le ordenó además al pelotero no consumir alcohol, someterse a análisis aleatorios de drogas y no tener contacto con la hija a la que retuvo. Si cumple con los requisitos de la libertad condicional, el cargo se retirará.

Mientras Hamilton estaba en las Grandes Ligas, tanto como en Texas como en los Angels. Estos equipos no tenían bebidas alcohólicas dentro del club house para evitar una recaída en este tema del nacido en Carolina del Norte.

A pesar de lo fugaz, gloriosa y el buen dinero que recibió el exjugador en su carrera deportiva. La furia fue desatada contra su hija.

De acuerdo con un citatorio de un detective del Departamento Policial de Keller, la hija de Hamilton dijo a las autoridades que Hamilton había perdido la razón el pasado 30 de septiembre de 2019. Dijo que ella había hecho un comentario que causó la furia de Hamilton quién reaccionó a gritos detalló AP.

Este luego la arrojó y destruyó una silla donde la adolescente reposaba los pies, dijo la presunta víctima a los detectives. Hamilton habría tomado a su hija por los hombros y la levantó de otra silla, donde estaba sentada.

Foto de la ficha policial de Josh Hamilton

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La joven dijo que había caído al piso, antes de que su padre la levantara y la llevara a su dormitorio.

“Lo siento”, habría dicho la adolescente, según su propio testimonio.

Pero Hamilton la habría arrojado a la cama, donde presionó su rostro contra el colchón, antes de propinarle manotazos y puñetazos en las piernas según la información de la mencionada agencia.

En su relato, la joven dijo que Hamilton le había dicho que esperaba que le contara a un juez “lo terrible que soy como padre, para que no tenga que verte más y no tengas que volver a mi casa”,agregó.