José Ramírez es uno de esos peloteros que a la calladita, se ha ganado el respeto y la admiración del planeta béisbol. Desde su debut en 2013, ha ido mejorando paulatinamente hasta convertirse en uno de los favoritos de los aficionados latinos que siguen a diario las Grandes Ligas.

Sus galardones son una prueba de lo bien que le ha ido en su travesía de 9 años en Las Mayores: 3 Bates de Plata y 3 Juegos de las Estrellas no son poca cosa. De igual forma, su 2022 parece encaminarse por la misma senda, ya que ha arrancado de una manera excelente para él.

Antes del juego de ayer tenía línea ofensiva de .480/.536/1.040 con 3 jonrones. Además, lideraba la liga en imparables con 12 y carreras impulsadas con 14. No obstante, había algo más importante y era la cantidad de hits conectados en su carrera como ligamayorista.

A Lapara solo le faltaba un indiscutible para los mil, y justo esa fue la cantidad que pegó frente a los Gigantes de San Francisco en un duelo donde si bien los suyos cayeron derrotados 4x1, él se llevó los honores al alcanzar los 4 dígitos en materia de inatrapables.

Así fue el momento

Corría la parte baja del noveno episodio y había 1 out en la pizarra cuando en conteo de 2 bolas y 1 strike, Ramírez disparó su trallazo mil en la Gran Carpa. Fue un doblete hacia terrenos del jardín izquierdo ante los envíos del lanzador derecho Camilo Doval.

Para conmemorar el mítico momento, los Guardianes de Cleveland hicieron un post reconociendo el mérito del nacido en Baní hace 29 años.

Un día feliz

Además del batazo memorable, el día ya estaba siendo importante en la carrera de Enriquito desde temprano. Antes del juego, se hizo el acto de extensión de su contrato delante de la prensa. Su renovación responde a 5 años de contrato y 124 millones de dólares para cubrir ese espacio de tiempo.