El nombre de José Altuve siempre ha sido asociado a cuestiones beisboleras de primer nivel. Su talento ha trascendido todas las fronteras y sus hazañas han quedado en la memoria de cientos de miles y quizás millones de fanáticos de todo el planeta.

Su historia es de elogiar y así lo fue desde el primer día. En un deporte donde los pequeños de estatura tradicionalmente no han tenido demasiadas oportunidades, el camarero nacido en Maracay, estado Aragua, probó que cuando se persigue un sueño con todas las ganas no hay nada que pueda interponerse entre él y el soñador.

LEER MÁS: Gary Sánchez pasó de un Walk-Off a la vergüenza del día (VIDEO)

Sus vitrinas a día de hoy están llenas y probablemente sigan llenándose con el paso del tiempo: 1 premio MVP de la Liga Americana, 1 anillo de Serie Mundial, 5 Bates de Plata, 1 Guante de Oro y 1 MVP de Serie de Campeonato de la Liga Americana exhibe hoy la vidriera de Astroboy.

Pero hay más. Hace poco salió a relucir su gran capacidad humana, cuestión que se ha notado reiteradamente en su manera de ser reservada y amena. Un comentario en redes dio paso a otro, y esto a una ola de bonitos elogios hacia el venezolano.

Tremenda persona

El comunicador Buster Olney de ESPN dijo en la red social Twitter lo siguiente:

"Altuve es increíble, con mucha humildad y humor autocrítico".

 

Y alguien no tardó en responderle. Se trató de Steven Souza Jr., quien siguió el hilo de buenas vibras respecto al segunda base de los Astros de Houston:

"¡Es 100% genuino Buster! ¡Este chico es uno de los mejores compañeros de equipo que he conocido!"

Lo curioso de todo esto es que este jardinero de los Marineros de Seattle jamás compartió vestuario con Altuve, lo que demuestra que su personalidad y sus buenos actos van más allá de la organización a la que representa.

Salió ileso

 Cuando se acusó a los Astros de haber robado señas en la temporada de 2017, uno de los menos señalados e incluso defendido por los propios culpables fue el segunda base. Ellos alegaron que a él eso le molestaba y que no se aprovechó jamás de esta trampa. Pocos quisieron creerlo, pero lo cierto es que en ese año en el que además de la Serie Mundial también ganó el premio a Jugador Más Valioso, bateó mejor como visitante que como local, lo que confirma esta teoría.