El 27 de agosto del 2014, las Estrellas Orientales adquirieron al infielder y jardinero Jordany Valdespin procedente de los Tigres del Licey, a cambio del jardinero Mel Rojas Jr. y el quinto pick del Draft de Nuevo Ingreso de dicho año.

Valdespin fue sumamente productivo para los Orientales desde su llegada, en sus primeras dos temporadas con el equipo posteó las siguientes estadísticas: .287 AVG, .371 OBP, .378 SLG con 114 hits, 6 jonrones, 13 dobles y 25 bases robadas en todas las etapas. El jardinero verde tuvo un OPS de .744 en dicho tramo estadística en la que solo fue superado por Diory Hernández, Hanser Alberto, Carlos Peguero, Zoilo Almonte, Leury García y Junior Lake (Peguero, Leury y Alberto en un entorno muy favorable a la ofensiva). Sin lugar a dudas, el pimentoso jugador se había colocado en la elite de la liga.

De cara a su cuarto año con el equipo verde, Jordany Valdespin comenzó a tener molestias en un hombro y según el jugador el gerente general del equipo José Mallen Callac, comenzó a despreciarlo.

"Venia de poner récord con el Escogido, entregarme y meter mano con las Estrellas en el primer y segundo año. Cuando llegó la lesión en el tercer año me trató como una che (como una basura). Valdespin tuvo que costear el mismo su recuperación, "pague todas mis terapias. Viajaba diario de San Pedro a la capital, con mi propio combustible". 

"Me dijo (en plena recuperación) que no sabían si me iban a activar porque habían gastado mucho dinero conformando el equipo. Cuando ya estaba recuperado pasaban los días y no me ponían en roster. No me querían activar para no pagarme".

Un día, mientras Mallen Callac estaba en el batting cage se le acercó para cuestionarle por que no lo había activado si ya había recibido informes de que estaba físicamente preparado para retornar al terreno. La respuesta de Callac fue indescriptible. Así lo conto Valdespin a Vian Araujo y Ricardo Rodríguez en Abriendo el Podcast:

 "¿Ustedes saben lo que me dijo ese señor en mi cara? Que por que yo no me retiraba que mi carrera había llegado al final. Por mi madre que es lo que más amo en el mundo, lo dijo así. Yo baje mi cabeza le dije 'tranquilo que algún día llegará mi momento' y luego me fui a llorar".

Sin embargo, las cosas no quedaron allí. Minutos después, la ira impulso a Valdespin a tratar de hacer algo de lo que se arrepentiría de por vida y que le pondría fin a su carrera: "Agarre un bate y me dije 'hasta aquí llegue'. Cogí a buscarlo para el parqueo... (estaba) prendido con Mallen en la cabeza pero no lo encontré. Se trancó en la oficina. Llego Fernando Tatis y me dijo 'tranquilo que las cosas no son así'. Desde ese día, le digo 'Mi Papa', no por respeto sino por ese momento, por Tatis yo no fracase".

Tras aquel feo episodio las cosas se tranquilizaron. Jordany Valdespin esperó con calma, llegaron con 20 victorias a Diciembre. Fue justamente el buen momento del equipo que hizo pensar al gerente general que Jordany no era necesario. Pero las cosas cambiaron, Sócrates Brito y los principales prospectos fueron parados y obligó a la gerencia a utilizar a Valdespin quien finalmente tomó 77 apariciones en la serie regular.

Finalmente, las Estrellas Orientalese enviaron a Jordany Valdespín junto con Félix Peña a los Toros a cambio de los relevistas Jumbo Díaz y Román Méndez. Valdespin viviría sus mejores temporadas en la Liga Dominicana con los Toros siendo MVP y 2do para el premio en 2018-19 y 2019-20 respectivamente.