Como sea, la expectativa está y es normal que un hombre como Jordan Hicks despierte ese interés en los medios y la afición pues sencillamente hay una marca...105 millas por hora.

Este martes, el otrora cerrador de los Cardenales de San Luis, hará su primera apertura en Grandes Ligas ante los Reales de Kansas City, frente al hombre que lo vio debutar en el primer nivel, Mike Matheny.

La noticia de que Jordan Hicks iba a ser el abridor del quinto día fue dada a conocer a finales de la semana pasada y enseguida generó conmoción.

El pasado

Hicks había sufrido los embates del covid 19, justo después de operarse su brazo y esto lo había llevado a estar casi dos años fuera del training que impone el juego diario.

Al respecto y al ser preguntado, el manager de los pájaros rojos, Oliver Mármol, sobre Hicks y su apertura aseguró que no tiene un plan trazado al respecto, pues le gusta ser creativo e ir probando opciones.

El dirigente hizo saber que la salida estará monitoreada y la idea es que en estos momentos no pase de las tres entradas y se mantenga en el rango de los 60 pitcheos.

De igual modo, el gerente de los Cards, John Mozeliak alegó como Mármol, que todas las rutinas serán controladas al detalle pues el joven lanzador esta regresando al juego y además argumentó que si Hicks rebasa los 30 lanzamientos en una entrada es casi probable que no vuelva a salir en la rotación de cinco días.

El plan

Mozeliak explicó que el plan es tratar de mantenerlo en los quince disparos al home.

Para Hicks será un cambio total al cual se puede adaptar perfectamente; de estar acostumbrado a lanzar diario pasaría casa cinco días dentro del staff de abridores.

En declaraciones a los medios de prensa del equipo, tanto Mármol como Mozeliak han dejado ver que el plan puede funcionar.

Ante la lesión de Jack Flaherty y la incertidumbre sobre su regreso a la Gran Carpa; se sabía que la franquicia debía pensar en variantes y aquí apareció la figura de Hicks.

El aval

El talentoso jugador de 25 años salvó 14 juegos de 15 en 2019 y alcanzó notoriedad por su capacidad para estabilizar la bola rápida sobre las 100 millas por hora.

Solo restan unas horas para el debut de Hicks y desde ya estamos a la espera de un de ese momento.

Si es un acierto o no, el tiempo como siempre dirá, por ahora es una movida interesante.