Shohei Ohtani se para en el plato, tienes que dejar lo que sea que estás haciendo para verlo batear--de la misma manera en la que el japonés soltó el bate para apreciar su 36to jonrón de la temporada, que conectó el martes por el jardín central-izquierdo.

Aunque los Angelinos cayeron ante los Rockies en el Angel Stadium, el talento generacional de Ohtani fue suficiente para generar emociones entre los seguidores de Los Ángeles-Anaheim.

Los Angelinos estaban abajo por 10 carreras en la quinta entrada cuando Ohtani llegó al plato para su tercer turno de la noche, en el que enfrentó seis sliders. Cayó rápidamente a 0-2 en la cuenta y luego conectó un foul para extender el turno.

Los siguientes dos sliders fueron una bola y otro foul. El sexto, y último, fue enviado 463 pies hacia la pradera central-izquierda, con una velocidad de salida de 110.4 millas por hora. Fue el sexto cuadrangular en la temporada de Ohtani que supera los 450 pies, la mayor cantidad en Grandes Ligas.

“Desde donde estamos, fue un swing perfecto y sonó bien duro. Lo terminó muy bien. Fue la bola que he visto que más lejos llega en esa sección”, confesó el manager de los Angelinos, Joe Maddon.