Ni uno, ni dos, ¡FUERON TRES! Los cuadrangulares que conectó Joc Pederson la noche de este martes 24 de mayo antes los Mets de Nueva York en las Grandes Ligas. El toletero coronó una jornada inolvidable al impulsar ocho carreras en el maratónico triunfo 13-12 de los Gigantes de San Francisco.

El jardinero izquierdo cerró el partido de 6-4, con tres bambinazos, ochos rayitas impulsadas y tres anotadas, siendo la principal figura para que el equipo de "La Bahía" se llevara la victoria, en el estadio Oracle Park, en California.

El primer jonrón de Pederson en el encuentro lo conectaría en el tercer inning ante los envíos del abridor derecho Chris Bassitt, para empujar dos carreras y colocar el juego 3-1 a favor de los Giants, en ese entonces.

En el quinto capítulo, el estadounidense seguiría escribiendo su gran noche y despachó se segundo cañonazo del encuentro por todo el jardín central para traer dos carreras más para San Francisco y aumentar la pizarra a 8-2 a favor de los locales.

Llegaría el gran turno de la noche para Pederson y en cuenta de 1-1 con dos outs, disparó su tercer vuelacerca para remolcar tres anotaciones y empatar el juego en la parte baja del octavo episodio a 11 carreras. El batazo salió a una velocidad de 109.2 millas por hora y recorrió una distancia de 415 pies para terminar en la bahía de San Francisco.

Además de eso, el bateador conectó un imparable para impulsar una carrera más e igualar nuevamente las acciones (12-12) en la novena entrada, empate que se terminaría rompiendo en el mismo inning gracias a un sencillo de Brandon Crawford para colocar cifras definitivas en el cotejo.

Jornada histórica

Con esta actuación para los libros de récord, Joc Pederson se convirtió en el cuarto bateador con tres jonrones y ocho carreras impulsadas en un solo partido. Se une a Willie Mays (1961), Hank Williams (1954) y George Kelly (1924) como únicos que lo ha logrado vistiendo el uniforme de los Gigantes de San Francisco.

Con los tres cuadrangulares, el "23" de los Giants llegó 10 estacazos en la presente temporada de la MLB y a 22 impulsadas para elevar su promedio al bate a .255 más un OPS de .894.