En la campaña de la MLB de 2022, le llegó ma oportunidad. Ya era hora de la llamada a las Grandes Ligas. Jeremy Peña ascendía a la Gran Carpa.

Sin embargo, le tocó en un momento de mucho desafío. Hacia poco tiempo en que se decía Carlos Correa podría quedarse en Houston. Pero no. Partió.

En la Agencia Libre el boricua inició un nuevo capítulo en su carrera. Los Mellizos de Minnesota lo llamaron con una lucrativa oferta, que si bien era de menos años de lo que buscaba, el promedio anual fue atractivo. Es la historia cómo quedaba en los siderales un hueco en el campocorto.

 

Unos zapatos enormes que llenar 

Se le dio el chance de llenar ese espacio al dominicano Jeremy Peña. Todo un desafío, tenía que asumir la posición de una estrella en su mejor momento. Un ganador de Guante de Platino y bateador oportuno que destacó en el más grande escenario: la postemporada. 

Iba a ocupar el lugar del dos veces All-Star en su temporada de novato, un campeón de la Serie Mundial 2017 que fue nada más y nada menos que novato del año. Y que partía de Houston como el agente libre más codiciado y cotizado.

Después de cinco apariciones consecutivas en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, los Astros habían perdido a su campocorto superestrella, Carlos Correa.

Sin dudas, un jugador memorable en la historia de los Astros.

 

Los consejos Carlos Correa

Mientras Jeremy trabajaba en asumir tal desafío, recibió el apoyo y los consejos de sus experimentados compañeros de equipo. Pero también, lo apoyó su ex compañero: Carlos Correa.

Pasó la transición de estar la temporada pasada con Correa en la organización, a esta temporada sin él.

E impactante, Correa fue una ayuda en ese proceso. Carlos llamó a Peña después de que terminó la temporada y compartió algunos consejos.

"Me dijo que jugara pelota de invierno. Que haga lo que tengo que hacer. Que me prepara y estuviese listo para competir por el puesto"

Y así lo hizo. Correa se fue a los Mellizos en la agencia libre. Peña jugó béisbol de invierno en la República Dominicana y se preparó para competir en los entrenamientos de primavera por el puesto de campocorto del equipo grande.

Y se lo ganó.

No ha hecho nada más que superarse, hasta que a la fecha, si la temporada terminara hoy, sería el Novato del Año de la Liga Americana. Premiación por la que lleva una carrera cerrada con su compatriota Julio Rodríguez.

El equipo lo ha guiado y lo ha tomado bajo su protección esta temporada.

"Todos lo han hecho. Todos a su manera. Algunos de ellos me hablan de enfoque. Algunos de mecánica. Otros de fildeo. 

Todos pusieron su grano de sal en mí. Es increíble... Es increíble.

Siento que puedo acercarme a cualquier jugador y pedirle consejo, y sé que voy a obtener una respuesta genuina".

 

La mentoría de José Altuve

Los consejos le ha funcionado. Peña no solo está en una excelente posición para ganar potencialmente el Novato del Año, sino que también podría estar en camino a su primera aparición en el Juego de Estrellas en su mismísima primera temporada en las Grandes Ligas.

Quizás el mejor consejo que recibió este año vino de José Altuve.

"El primer día en Anaheim él me dijo: 'Esto es un maratón, no una carrera de velocidad. Preséntate cada día. Al día siguiente regresa a hacer tu trabajo'.

Ese consejo me lo llevo conmigo todos los días".

A dos meses de iniciada la temporada, Jeremy Peña no ha hecho más que triunfar.