La carrera del exbeisbolista Ian Kinsler fue tan larga como exitosa. En 14 años como pelotero de las Grandes Ligas el oriundo de Tucson, Arizona, cosechó múltiples logros y estadísticas individuales bastante interesantes. Prueba de ello son los 2 Guantes de Oro que consiguió como segunda base, además de 4 asistencias al Juego de las Estrellas y 1 anillo de Serie Mundial conquistado en el año 2018 con el uniforme de los Medias Rojas de Boston.

Asimismo, fuera del ámbito de la MLB también obtuvo un hito importantísimo en la pelota de selecciones. Representando a su natal Estados Unidos conquistó la medalla de oro en la última edición del Clásico Mundial de Béisbol, llevada a cabo en 2017.

Justamente de este evento tenemos que hablar el día de hoy, ya que Kinsler regresará a los diamantes del máximo torneo por países a nivel profesional, pero esta vez como mánager.

Plena confianza en él

Después de obtener la nacionalidad israelí a principios de 2020, Ian se colocó la casaca de esta selección asiática en los Juegos Olímpicos de 2021. Al tener raíces judías, le correspondía el documento, motivo por el que no tuvo problemas para vestirse de azul y blanco en Tokio.

Debido a su buen desempeño y también a las buenas relaciones que se gestaron entre él y los directivos del béisbol de Israel, el hombre que debutó en la Gran Carpa con los Rangers de Texas fue designado como el nuevo mandamás del cuadro de Oriente Medio.

De esta manera, se embarcará en una difícil tarea donde la misión será poner lo más alto posible la bandera de la estrella de David.

Buenos antecedentes

En la única participación que tuvo Israel en el World Baseball Classic, lograron un histórico sexto lugar. En la primera ronda dieron la gran campanada al derrotar a seleccionados que a priori eran más poderosos, como Países Bajos, China Taipei y la poderosa Corea del Sur, a la cual dejaron eliminada. Más tarde cayeron en segunda ronda, pero en esa instancia vencieron a Cuba.

Tras su designación, Ian Kinsler dijo lo siguiente:

"Me emocioné mucho cuando me pidieron que dirigiera al Equipo Israel en el CMB, y no tardé en aceptar el puesto".