Hasta rumores de cambio han rondado a su figura en estos últimos años pero igual, Gleyber Torres se ha impuesto a eso y está ahí, como uno de los imprescindibles  para Aaron Boone.

Por ello las alarmas se prendieron este domingo tras su abrupta salida del juego entre Yankees y Astros, segundos antes del soberano batazo de Aaron Judge para decidir el choque y muchos vieron como una premonición lo ocurrido con Gleyber.

El venezolano tiene eso, batea apenas para 250 de average, esta muy por debajo de su línea promedio, fijada sobre los 270 de average pero tiene 13 jonrones y 32 carreras impulsadas y esto lo vuelve diferente, pues son cifras que le dan una proyección cercana a su mejor año, allá por 2019, cuando pegó casi 40 bambinazos.

Hombre de momentos claves

En esta campaña, en los últimos 18 turnos, Torres ha pegado un solo hit pero la conexión fue la que abrió el capítulo decisivo y esto también lo hace diferente, pues tras un slump, aparece y pega un cuadrangular para decidir o un sencillo para comenzar un rally importante.

Al mismo tiempo, Aaron Boone también lo sabe, Gleyber puede estar mal, bateando de 18-1 y de 23-2 en la última semana pero después llega con una racha positiva donde es capaz de producir como los mejores, tres jonrones en cuatro juegos por ejemplo, tal como lo hizo semanas atrás y eso lo vuelve un revulsivo.

Y ha luchado...

Y Gleyber ha luchado bastante para poder adaptarse y reencontrar su mejor forma en esta temporada y eso la gente lo agradece, por ello, retornando al partido de este domingo, todos quedaron expectantes hasta hoy, cuando Boone aseguró que la lesión fue un simple esguince, nada relevante y el caribeño vería acción a más tardar el miércoles.

Ya mientras tomaba forma este texto, se daba a conocer que Gleyber no estaba en la alineación de los Yankees para enfrentar a los Atléticos de Oakland pero solo se trata de una medida de precaución que para nada debe preocupar.

Luego de empatar a dos juegos su serie de fin de semana frente a los Astros, con 16 entradas sin pegar de hit, los Bombarderos del Bronx han retomado el paso y Gleyber Torres sigue siendo una pieza importante para el sistema de juego de los neoyorkinos.