Tantas veces Gleyber Torres ha recibido las duras críticas de los fanáticos de los Yankees de Nueva York, tantas veces ha sido criticado y tantas veces le han señalado. Tanto se dijo que se iría del equipo, que era ficha de cambio y que probablemente no continuaría con el uniforme a rayas mucho tiempo más.

Era el pan nuestro de cada día antes del inicio de esta temporada 2022 y también el de los primeros días de competencia en las Grandes Ligas durante el presente ciclo. Sin embargo, hoy nadie dirá eso, ni siquiera los más acérrimos detractores suyos.

El muchacho nacido en Caracas, Venezuela, fue la gran figura del duelo entre los suyos y los Guardianes de Cleveland, pegando un batazo decisivo para dejar en el terreno a los otrora Indios, delante de los ojos de miles de fanáticos que se dieron cita en el Yankee Stadium para disfrutar de esta jornada sabatina.

Partido duro

En un compromiso que fue una montaña rusa de emociones, los locales jamás se rindieron. Iniciaron perdiendo 2x0 en la apertura del quinto inning y lograron empatar en el cierre del mismo. Más tarde, Josh Donaldson puso la ventaja 3x2 con jonrón solitario en el séptimo y todo parecía bajo control.

No obstante, 2 carreras de Cleveland volvieron a inclinar la balanza hacia el otro lado en el episodio siguiente. Ahí todo parecía perdido.

Explosión en la novena

Al último capítulo los Yankees llegaron 4x3 en desventaja. Las cosas iniciaron bien ya que Donaldson abrió las acciones tomando boleto y en su lugar como corredor emergente Tim Locastro se robó la segunda base, pero rápidamente la ilusión mermó tras el ponche de Aaron Hicks y una línea de Joey Gallo a primera base, lo cual ponía la entrada en 2 outs.

Isiah Kiner-Falefa llegó al pentágono con la responsabilidad de cuanto menos, mantener la esperanza viva y eso hizo, pero de qué forma. Con un doblete igualó el marcador y dejó la mesa servida para Gleyber Torres.

El infielder llegó para consumir turno en lugar de Kyle Higashioka, y no decepcionó a su mánager Aaron Boone, quien depositó toda su confianza en él. Con una muy buena conexión entre los jardineros central y derecho acabó el cotejo. ¡Enorme Walk-Off!

Al final, fue de 5 carreras sobre 4 la novena victoria de los Yankees en esta temporada y por supuesto, todos los elogios para el pelotero de 25 años de edad.