La confianza que los Yankees de Nueva York han depositado en su as Gerrit Cole es infinita. Cuando le contrataron de cara a la temporada 2020 lo hicieron convencidos de que estaban firmando al mejor lanzador del momento y también a uno de los mejores de los próximos años, y así ha sido más allá de los altibajos que ha sufrido el ex de los Astros de Houston hasta el día de hoy.

En esta campaña el oriundo de Newport Beach, California, inició algo dubitativo, pero poco a poco ha ido apretando y calentando motores para ofrecer cada vez una mejor versión de sí mismo. Una prueba de esto es su salida de ayer, la cual sirvió para que los Bombarderos derrotaran a los Rays de Tampa por pizarra de 4x2 y donde a pesar de no lograr la victoria para su registro personal, él fue la gran figura.

Tremendo hito

Una de las curiosidades que evidencia la apertura de ayer de Gerrit Cole es la de que después de cubrir un espacio de 7 entradas y 1 tercio y ponchar a 12 rivales permitiendo solo 1 rayita, se convirtió en apenas el cuarto lanzador en la historia de la franquicia en recetar a 12 oponentes y recibir un imparable o menos en la misma presentación.

Los otros 3 fueron James Paxton en 2019, CC Sabathia en 2011 y Mike Mussina en el 2001. Sin embargo, no todo fue color de rosa, ya que también se transformó en el primero de ese selecto grupo que se fue sin decisión ese día. Los otros 3 lograron hilvanar un triunfo para sus registros.

El secreto del éxito

Según un estudio sabermétrico, la efectividad de Cole en los tiempos recientes se debe a la adición de un nuevo lanzamiento a la parte principal de su repertorio. Se trata de la recta cortada, pitcheo que ha venido a sustituir en gran medida su cambio y su curva, puesto que se ubica como el tercer tipo de envío que más se utiliza luego de la recta y el slider.