El viernes pasado Gavin Weir y Cason Mediger se combinaron para un no-no en la victoria 2-0 de Sioux Falls, Dakota del Sur sobre Lafayette, Louisiana. En el juego sin hits poncharon a 16. Siendo esta la segunda victoria en Serie Mundial en la historia de Dakota del Sur. Esta victoria es por la disputa del título de campeonato en el torneo regional.

Weir fue revelevado por Mediger antes de culminar el quinto episodio debido a que había superado el límite de pitcheos.

Gavin Weir se encargó de registrar una de las actuaciones más dominantes en la historia del estado, en la que Dakota del Sur se convirtió en el primer equipo en la historia del estado en ganar su primer partido de la Serie.

Gavin Weir, estuvo como mínimo deslumbrante.  Es uno de los mejores lanzadores juveniles en Estados Unidos.  Weir lanzó 5 2/3 entradas sin hits y ponchó a 15.

 

 

Gavin Weir, había lanzó un  juego perfecto  en el torneo previo a la Serie Mundial.

 

Compitió en un nivel diferente mientras estaba en Indianápolis, lanzando un juego perfecto y un juego sin hits para ayudar a Dakota del Sur a llegar a la Serie. Abrió la regional con un juego perfecto de cinco entradas contra Iowa antes de ponchar a 17 en su juego sin hits de clasificación para la Serie contra el campeón regional Nebraska.

 

Ha permitido solo un hit durante el juego de estrellas y ninguno desde que comenzaron las regionales. Para ser más puntuales, en sus  16 2/3 entradas lanzadas en las regionales y la Serie no ha permitido hits y propinado 45 ponches.  Simplemente increíble.

 

 

Estamos hablando de un juego sin hits en la primera ronda de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

 

Nick Brown del equipo de Louisiana hizo muy buen trabajo, solo permitió cuatro hits y una carrera  en la primera y otra en la sexta entrada ponchando a siete. Pero el dominio e histórica actuación de Gavin hace lucir poco a cualquiera.

 

 

Además de lanzar a más de 70 millas por hora,  Weir también posee cinco lanzamientos. Es un lanzador con todas las herramientas. Logró 30 de sus 33 outs a través de ponches en regionales.

 

Weir simplemente adora jugar béisbol. Tiene pasión por el juego y mucho respeto. Posee una disciplina y ética de trabajo que adorna con mucha madurez y concentración.  Además sí posee un gran bate y es un excelente jardinero de hecho, pero en el montículo es donde brilla más y donde ha construido su carrera y sus sueños. Pero lo principal por lo que juega es por diversión.
La Serie Mundial de las Pequeñas Ligas, es uno de esos escenarios para divertirse, y ciertamente no podemos decir que este chico, u otro chico, será un beisbolista profesional estrella de MLB. Solo nos divertimos viendo cómo se divierte y nos impresiona con su talento. Este niño de tan solo 12 años es comparador con chicos más grandes, de 14, 16 años. En sí lleva un ritmo extraordinario que lo hace sobresalir.
Pero no solo es comparado con jugadores de categoría superior, también con superestrellas del pitcheo, como con el futuro Salón de la Fama, Chris Sale.

Algunas de las estrellas de  Grandes Ligas que participaron de las Pequeñas:  Michael Conforto, Lance Lynn, Randal Grichuk, Cody Bellinger, Todd Frazier y hoy están brillando en Las Mayores.