El relevista de los Yankees , Zack Britton, se enteró el lunes de la noticia de un canje que envió al receptor Gary Sánchez y al jugador de cuadro Gio Urshela a los Mellizos de Minnesota por el antesalista Josh Donaldson, el campocorto Isiah Kiner-Falefa y el receptor Ben Rortvedt.

Una de las reacciones iniciales de Britton fue que este cambio de escenario beneficia a Sánchez, quien parecía estar en camino a establecerse como una de las grandes estrellas jóvenes del juego al principio de su carrera antes de que la impactante regresión ofensiva y defensiva lo condujera a varios años de fuertes críticas de fanáticos y medios. El comentario inicial del ahora ex compañero del dominicano, Britton fue:

"Creo que es bueno para Gary, un nuevo comienzo, Espero que se desempeñe como quiere en Minnesota. Es un gran tipo, un gran compañero”.

Britton dijo que apoyará a Sánchez, de quien siente que todavía tiene el talento que mostró durante sus dos primeras temporadas. Sánchez bateó para .299 con 20 jonrones en 53 juegos como novato en 2016 y bateó para .278 con 33 jonrones en 122 juegos el año siguiente. Desde entonces, ha sido un bateador de .201 con un promedio de 21 jonrones. Mientras tanto, su recepción a menudo ha sido terrible, especialmente su bloqueo. Tiene un brazo de lanzar muy fuerte, pero sus números de robos atrapados en intento de robo también han disminuido significativamente en los últimos años.

Britton, quien espera regresar de la cirugía Tommy John de septiembre antes del final de la temporada, agregó:

"Conoces a tus compañeros de equipo, no solo como jugador, sino también fuera del campo.

Nunca hubo duda en mi cabeza de que Gary iba a trabajar duro y trataría de mejorar. Muchas veces la negatividad te afecta como jugador. Lo vi pasar anteriormente. Trato de no compararlos a los dos, pero vi a Jake Arrieta ganar un Cy Young en Chicago después de dejar Baltimore. Gary tiene el talento para ganar un MVP.

No estoy seguro de si lo consiga. Pero, es decir,  la habilidad está ahí, así que espero que vuelva a ser el jugador que quiere ser".

Sánchez probablemente también se da cuenta de que seguir adelante es lo mejor para todas las partes. Impresionó a Brian Cashman cuando el gerente general le comunicó el domingo por la noche la noticia del intercambio. Pero Gary, según Cashman hizo las cosas menos difíciles.

“Hay una incomodidad, un no querer hacer una llamada telefónica como esa. Y luego no saber cómo va a reaccionar el jugador, pero fue un profesional al respecto”.

Este fue un intercambio agridulce para Cashman, quien conoce a Sánchez desde que lo contrató cuando tenía 16 años y salió de la República Dominicana en julio de 2009.

“He estado con Gary desde el principio. Volé a Boca Chica para autorizar su bono por firmar y lo vi entrenar frente a nosotros después de que acababa de dejar el campamento de los Mets al otro lado de la calle de nuestro campamento. No lo dejaría salir de nuestro campamento. Yo estaba como, 'Oye, vamos a hacer esto ahora mismo'. Nuestros cazatalentos y yo creíamos que tenía la oportunidad de ser un jugador de impacto en las ligas mayores. Él lo ha sido. Le encanta esta franquicia. Creció en este lugar. Le importa mucho.

 

Personalmente me gusta mucho Gary y hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en él, y él en nosotros. Todo lo que siempre quiso hacer y todo lo que queríamos hacer era ganar tantos juegos como pudiéramos juntos. Y ciertamente nos ayudó en esa categoría con bastante frecuencia. Así que es su año libre como agente libre y no me sorprendería si tuviera una actuación de calibre All-Star en Minnesota porque ciertamente es capaz de eso, y le deseo lo mejor”.