Si hay un pelotero querido y venerado por la afición de la pelota dominicana y especialmente por la de las Águilas Cibaeñas, ese es Francisco Peña. El hijo de la leyenda Tony Peña se ha ganado el cariño y el respeto de todo un país gracias a su gran desempeño en su carrera como pelotero.

Cuando en el pasado mes de enero se dio a conocer la noticia de que jugaría en la CPBL (siglas en inglés de la Liga de Béisbol Profesional China) con los CTBC Brothers, todos quedaron atónitos ante la noticia, puesto que el catcher tenía una amplia trayectoria de 15 años entre categorías menores del circuito de Grandes Ligas y Las Mayores.

De hecho, entre 2014 y 2018 participó de manera ininterrumpida en la MLB con las novenas de los Reales de Kansas City, Orioles de Baltimore y Cardenales de San Luis. Allí dejó línea ofensiva de .216/.249/.311 con 5 jonrones, 13 carreras impulsadas y 18 anotadas.

Sin embargo, su mejor desempeño ha sido en la LIDOM, donde ha ganado 5 veces la Mascota de Oro como mejor catcher defensivo de la temporada. Eso, sin contar que fue una de las bujías principales en el título nacional y caribeño que obtuvieron Las Cuyayas en la zafra 2020-2021.

Llegó el bambinazo

Hoy después de casi 3 meses de confirmada su primera aparición en el béisbol de Asia, vuelve a saltar a la palestra el nombre de Francisco Peña. Esta vez debido a su vuelacercas número 1 en la pelota rentada china.

El cuadrangular llegó en la parte alta del primer capítulo con par de outs en la pizarra y las bases limpias. Se dio contra la escuadra de los Fubon Guardians y al final, sirvió para que los CTBC Brothers despacharan 4x1 a sus adversarios.

De esta manera, los amarillos ganaron su segundo juego al hilo y continúan invictos al igual que los Wei Chuan Dragons, ambos ubicados en lo más alto de la clasificación del béisbol chino.