"Intenté dar lo mejor pero simplemente no fui tan productivo como quería serlo", con esta autocrítica empieza Francisco Lindor los Spring Training 2022 en las Grandes Ligas.

Un 2021 donde bateó .231 de average, .322 de porcentaje de embasado y .734 de OPS, 104 hits, 20 jonrones, 63 empujadas 73 anotadas, son sin duda alguna números bajos y alejados de lo que esperan en los Mets cuando trajeron a Lindor e incluso hubo abucheos por un sector del Citi Field.

Su contrato de 10 temporadas y 341 millones de dólares arranca esta temporada, ya que el año pasado era contrato por una temporada y 22.3 millones, dijo sentirse feliz de estar 10 años con los Mets "Estoy súper feliz de estar aquí. Todavía tengo 10 años más. Me verán por mucho tiempo. Estoy feliz. Es genial. Es una bendición".

Francisco Lindor says he has no regrets signing with the Mets:

Francisco habló de este bache "No sentí que tuviera un bajón, no estaba dándole a la bola y obviamente los números no estaban ahí. Sentí que estaba teniendo buenos días, pero fui irregular". Además mencionó que "el año pasdo todo se mezcló", en referencia a su mala temporada.

Lindor será una de las figuras principales de un equipo que cuenta con Pete Alonso, el regreso de Robinson Canó y las llegadas de Mark Canha, Eduardo Escobar y max Scherzer.

Su misión principal es ayudar al equipo a estar en Playoffs en 2022 "Necesitamos llegar a la postemporada. Estábamos ahí y después en el último mes y medio no pude ayudar lo suficiente al equipo para alcanzar los playoffs" dijo "Paquito".

Su conflicto con McNeill quedó en el pasado

Tras una fuerte discusión con el segunda base por una jugada defensiva, fueron separados por los compañeros en un partido en mayo en el Citi Field, sobre esto, Lindor dijo que está superado.

"McNeill y yo hemos estado bien desde entonces. Continuamos jugando tan fuerte como podemos. Al final somos dos competidores que queremos ganar y hacer lo necesario para ganar". Enfatizó Lindor.

McNeill podría salir del equipo en un cambio (o a eso apuntan los rumores), ya que con el regreso de Canó y una posible firma adicional, perdería su cupo en el equipo.

Lindor debe tomar el liderazgo y mostrar el juego que lo carácteriza para guíar a la novena de los Mets a competir este 2022.