El pitcher dominicano Framber Valdez fue el encargado de abrir fuegos en el día de ayer por parte de los Astros de Houston ante los Angelinos de Los Ángeles en lo que fue el Opening Day 2022. Con una responsabilidad tan grande como es ser el primero en subir a la lomita por los tuyos en el comienzo de un nuevo ciclo y encima hacerlo de visitante, nadie imaginó que las cosas les saldrían tan bien.

Muchos fueron los que criticaron su designación para este día por parte del mánager Dusty Baker, quien demostró una vez más su sapiencia una vez que la labor del oriundo de Sabana Grande de Palenque hubo completado.

Valdez estuvo excelso sobre el montículo y dio cátedra de pitcheo en lo que fue un gran duelo de lanzadores contra el MVP de la Liga Americana en 2021, Shohei Ohtani.

La fiesta de ponches

En total, fueron 6 los rivales que hizo abanicar Framber en una apertura que duró 6 entradas y 2 tercios. Además, solo permitió 2 imparables y otorgó 2 boletos, para marcharse y dejar el juego 1 a 0 a favor de Houston.

Al final acabó 3x1 y el triunfo fue para él y la derrota para su contraparte nipona, que a pesar de lanzar 4.2 episodios y recetar a 9 bateadores siderales no le pudo ganar la partida a un dominicano que en todo momento lució confiado y envalentonado.

Sin miedo a las estrellas

El dominio de este hombre de 28 años de edad llegó a un punto tal, que incluso las grandes figuras Shohei Ohtani y Mike Trout se llevaron su buen retiro por la vía rápida cada uno ante sus envíos. A los 2 los dejó petrificados con pitcheos muy bien ubicados que mordieron la zona de strike lo suficiente como para que el umpire comprara y cantara el 'strikeout'.

Con esta salida, el hábil de brazo izquierdo dejó su WHIP en 0.450, su promedio de ponches por cada 9 entradas en 8.1 y el de boletos en 1.4.