Cuando un bateador sube al plato contra Framber Valdez, hay un par de cosas que pueden suceder. El primer resultado (y el más vergonzoso) es un ponche. Afortunadamente, no sucede con demasiada frecuencia: la tasa actual de ponches de Valdez del 18,9% es baja, pero aún así, duele haber estado allí sin tener un impacto positivo en el juego. ¿Qué tal un paseo para aliviar el dolor? Valdez no es exactamente un artista de control, y su tasa de boletos por bolas actual del 10.1% está en el extremo superior. Un viaje gratis a primera lo convierte en un bateador satisfecho, no se necesita más explicación.

Pero un resultado potencialmente mayor es una pelota en juego, que constituye el 69,2% de los resultados permitidos de Valdez. ¡Eso es mucho contacto! Las bolas en juego incluyen outs, ciertamente, pero también los dobles, triples y jonrones que entusiasman tanto a los bateadores como a los fanáticos. Ningún otro resultado es tan impredecible pero gratificante.

Con base en esto, se podría pensar que los bateadores disfrutan jugando contra Valdez. Sin embargo, hay un problema. En lo que va de la temporada, su tasa colectiva de roletazos contra él es de un 69,0%. Mientras tanto, su tasa colectiva de elevados es de apenas un 6,9%. No es que un roletazo no pueda convertirse en hit, pero sin un elemento de suerte, es un sencillo en el mejor de los casos. Y cuando los bateadores han intentado eludir ese problema bateando hacia las vallas... bueno, no han tenido éxito. Valdez ha permitido solo ocho elevados esta temporada. Es su mundo en el que viven.

Valdez ha sido un caso atípico desde hace un tiempo, una máquina de roletazos despiadada.

Valdez terminó la temporada pasada con una marca aún mejor de 70,3%. Y en su mayor parte, está apegado a un plan de juego comprobado esta temporada: lanzar lanzamientos descendentes hacia el fondo de la zona.

La clave esta en su sinker el cual cae una tonelada en el camino al plato, lo que ayuda a inducir el contacto en el suelo. Promedia un caída de 24.5 pulgadas, la segunda mayor caída entre siker de lanzadores abridores (Logan Webb). También es lo suficientemente rápido como para superar las fallas ocasionales en el mando de Valdez; a 93.8 mph esta temporada, está por encima del promedio para un sinker en términos de velocidad.

Cada lanzador necesita al menos una oferta de swing-and-miss. En el caso de Valdez, ha aprendido a confiar en su gran curva curva. Lanzamiento que debido a su rompimiento vertical y su colocación constante hacia abajo y hacia adentro, su curva sigue siendo amigable con los rodados en comparación con otras bolas rompientes. Además, es un pequeño precio a pagar por un buen número de ponches.

En muchos sentidos, Valdez es el lanzador que siempre ha sido. Pero también ha hecho pequeñas adiciones que están ayudando en su búsqueda para convertirse en el rey incuestionable de los roletazos.