No es juego lo que está haciendo Tim Anderson en la temporada 2022 de las Grandes Ligas. El pelotero está realmente encendido y se ha montando en el hombro a los Medias Blancas de Chicago a punta de batazos y brillantes actuaciones en los últimos juegos.

Tras ser llamado "Jackie Robinson" por Josh Donaldson en un partido frente a los Yankees de Nueva York durante la semana pasado, el "7" de Chicago no se ha cansado de batear en la primera parte de campaña y sus números demuestran que es el mejor campocorto de la actualidad.

El número 7 es el número 1.

Anderson es por lejos el mejor toletero de los White Sox en lo que va de temporada, liderando varios renglones en la ofensiva. Ante de la jornada de este sábado 28 de mayo, el estadounidense acumula un increíble promedio al bate de .363, siendo segundo en toda Las Mayores solo superado por el jugador de Medias Rojas de Boston, J.D. Martínez.

Además de eso, está en la cima junto José Abreu con 19 carreras impulsadas en su equipo, se encuentra de primero en imparables con 57 y entre los mejores cinco de los más hiteadores de la MLB, líder en Porcentaje de Alcanzar Bases (OBP) con .401, en la cúspide de Slugging con .516, bases robadas (7) y turnos al bate con 157.

En los últimos siete compromisos, el pelotero ha destrozado a los lanzadores rivales, bateando para .517 de average con un cuadrangulares, siete rayitas impulsadas y 10 inatrapables en 21 turnos al bate. Del mismo modo, registra hasta 20 juegos con dos o más incogibles en lo que va de año.

El gran momento que atraviesa lo hacen proyectar numeritos impresionantes para este 2022, superando la barrera de los 200 hits, un average por encima de los .3oo puntos, 33 dobles, 20 jonrones, 80 carreras empujadas y 88 anotadas.

Parte del éxito de los Medias Blanca ha tenido el nombre de Tim Anderson en toda la zafra. Chicago se ubica en la segunda posición de la División Central de la Liga Americana a solo cinco juegos del primer lugar, ocupado por los Mellizos de Minnesota.

Para este sábado 28 de mayo, inician una serie de dos compromisos ante sus vecinos, Cachorros de Chicago, en el estadio Guaranteed Rate Field en busca de seguir acercádose a la cima en su división.