En un partido de béisbol más de 20 jugadores se tomaron a golpes y uno intentó agredir a otro con un bate. El enfrentamiento fue en el encuentro entre los Toros de Tijuana y los Rieleros de Aguascalientes por la Liga Mexicana. Como consecuencia hubo cinco expulsados.

Todo arrancó cuando en la sexta entrada Anthony Vizcaya, de los Toros, le dio un pelotazo al bateador José Guadalupe Chávez, quien se enojó y se quitó parte de la indumentaria para enfrentar a sus rivales a golpe de puño. Como respuesta, el receptor Francisco Córdoba, de los Rieleros, se acercó a el jugador y tras un entredicho verbal, se agarraron a las trompadas. Por ende, ambos jugadores fueron expulsados.

Posteriormente a la reanudación del juego, en la octava entrada, Brandon Quintero, pitcher de los Toros, le dio un pelotazo al bateador Gabriel Gutiérrez y éste intentó agredirlo con el bate, pero falló en el intento. En respuesta a esa acción, comenzó a correrlo por el campo de juego y le arrojó el casco para agredirlo. Los jugadores de ambos equipos reaccionaron para defender a su compañero y empezó una batalla en el césped.

La acción, en un momento, tenía 4 peleas en simultáneo y, posteriormente, hubó 3 expulsados. "Espero que esto no siga pasando, creo que ellos tienen algo personal contra nosotros después del juego en la que le hicimos las 22 carreras. Creo que todo el que observó este juego vio que nosotros respetamos el juego”, manifestó Leandro Castro, jugador Tijuana. Y agregó: "Esto es un exceso de agresividad de ellos hacia nosotros”.

La Liga Mexicana de Béisbol emitió un comunicado con las medidas disciplinarias tomadas por la trifulca:

- Al catcher José Francisco Córdoba se le suspende dos juegos y se le multa con 100 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($14,170 pesos) por liarse a golpes con José Guadalupe Chávez.

- Al pitcher relevista Brandon Quintero se le suspende seis juegos y se le multa con 200 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($28,340 pesos), por golpear de manera intencional con un lanzamiento (bolazo) al bateador Gabriel Gutiérrez.

- Al pitcher abridor Ernesto Zaragoza se le suspende ocho juegos y se le multa con 200 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($28,340 pesos), por patear y golpear a jugadores del otro club.

- Al manager Luis Carlos Rivera se le suspende un juego y se le multa con 100 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($14,170 pesos) por ordenar un golpe intencional (bolazo) a un bateador rival.

- Al bateador José Guadalupe Chávez se le suspende dos juegos y se le multa con 100 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($14,170 pesos) por liarse a golpes con el catcher Francisco Córdoba.

- Al bateador Gabriel Gutiérrez se le suspende 10 juegos y se le multa con 300 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($42,510 pesos) por intentar golpear con el bat y con el casco a un adversario. Se subraya que, de haber impactado con el bat al lanzador, la sanción habría sido la expulsión de la Liga, con base en el Reglamento.

- Al jugador de cuadro Ricky Álvarez se le suspende un juego y se le multa con 100 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($14,170 pesos) por lanzar golpes.

- Al jardinero Junior Lake se le suspende un juego y se le multa con 100 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($14,170 pesos) por lanzar golpes.

- Al jardinero Peter O'Brien se le suspende un juego y se le multa con 100 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($14,170 pesos) por lanzar golpes.

- Al lanzador Brennan Bernardino se le multa con 50 salarios mínimos vigentes en la CDMX ($7,085 pesos) por retar a golpes cuando la situación se había tranquilizado.

La LMB exhorta a ambos clubes a imponer las medidas correctivas internas que consideren pertinentes, a fin de erradicar este tipo de conductas antideportivas que dañan la imagen del juego.