Los Astros de Houston hicieron trampa. Es un hecho que vamos dejando detrás. Pero que no terminamos de olvidar. Es complejo cuando principales de los jóvenes talentos de hoy estuvieron golpeando botes de basura y robando señas para ser campeones en 2017. Y aunque han acudido una y otra vez a postemporada y demostrado las grandes herramientas y dones de su juego, ese hecho solo lo hace más triste.

José Altuve, Yuli Gurriel, Carlos Correa, Alex Bregman... ¡qué camada de talento envidiable! Tantos referentes allí para nuestra comunidad latina.

Y pues, el espectáculo ha continuado. Y tenemos a un Carlos Correa que se siente cómodo hablando de los galardones que se merecía o no se merecía otros jugadores. Ciertamente choca.

Están manchados por el resto de sus carreras. Son un equipo súper talentoso. Se beneficiaron. Absolutamente. Pero al mismo tiempo, han demostrado que son realmente buenos.

Jeff Luhnow y AJ Hinch fueron suspendidos por Major League Baseball como gerente general y gerente, respectivamente, y luego despedidos por los Astros. El deporte intentó seguir adelante.

Bregman está jugando con un contrato de cinco años y $ 100 millones que acordó en la primavera de 2019, una temporada que terminó con los Astros perdiendo ante Washington en la Serie Mundial. Altuve acaba de completar la cuarta temporada de un contrato de siete años y $ 163.5 millones que casi lo convirtió en un Astro de por vida. Correa es uno de los agentes libres más codiciados del deporte esta temporada baja , y es seguro que recibirá un contrato de nueve cifras.

Su penitencia es: ¿ los abuchean en el camino ? ¿Eso es todo?

Mirando hacia atrás, parece que eso es lo que MLB quería. A cambio de información, otorgó inmunidad a 23 jugadores de los Astros.

Se señalará el hecho de que Baker es ahora el gerente y la lista ha cambiado bastante desde 2017. Pero esa multitud no puede negar la importancia de esos cuatro jugadores de cuadro titulares para este equipo, sin mencionar la huella de Luhnow en esta lista.

Hinch se quedó fuera durante un año y luego fue contratado por los Tigres de Detroit . Alex Cora, fue despedido como manager de Boston luego del escándalo, y luego regresó a esa misma posición un año después. Y Carlos Beltrán, uno de los cerebros detrás del plan cuando era jugador, despedido como manager de los Mets de Nueva York debido a sus transgresiones en Houston, obtendrá otro trabajo pronto.

Luhnow, sin embargo, probablemente nunca volverá a trabajar en el deporte.

Pero las huellas digitales de Luhnow están por todas partes en esta lista de Houston. Framber Valdez, Luis García, José Urquidy, eso es tres quintas partes de una rotación firmada como agentes libres internacionales por el departamento de cazatalentos de Luhnow y traída a las mayores por la operación de desarrollo de jugadores de Luhnow.

¿El jardinero derecho Kyle Tucker? Desarrollado bajo Luhnow. ¿El ex as Zack Greinke? Cambiado por Luhnow. ¿Ryan Pressly? Cambiado y firmado por una extensión de contrato por Luhnow. Oficialmente, el jardinero izquierdo Michael Brantley fue contratado como agente libre por el actual gerente general James Click, pero solo después de que Luhnow lo contrató como agente libre.

La organización de Luhnow fue la organización que hizo trampa y fue atrapada, por lo que está fuera.Pero sus jugadores siguen empleados y prosperan.

No es porque los jugadores no merezcan segundas oportunidades, sino porque existe la sensación de que salieron libres de su falta.

MLB concluyó que los Astros habían detenido la estafa de golpear botes de basura cuando llegaron a la Serie Mundial 2019 . La mayoría de la gente en el juego piensa que eso es basura.

Hicieron trampa y ganaron en 2017. Luego se detuvieron, voluntariamente, ¿dos años después? La mayoría de la gente cree que nunca se enteró de todo.

El jonrón que Altuve conectó para vencer a los Yankees de Nueva York y hacerse con ese banderín debería ser el momento decisivo en la carrera del siete veces All-Star y MVP de 2017. En cambio, cae en algún lugar entre una curiosidad y una conspiración , porque la gente todavía cree que Altuve llevaba un timbre debajo de su camiseta a través del cual fue alertado sobre el lanzamieto del cerrador de los Yankees Aroldis Chapman.

Las consecuencias de la era de los esteroides es que Barry Bonds y Mark McGwire, no han sido votados en el Salón de la Fama. En el futuro, tal vez el truco de robo de señales de los Astros evitará que Correa o Altuve ingresen a Cooperstown.