Con ventaja de 2 carreras, Dave Roberts tiró de Julio Urías en la 8va entrada para enfrentar a una tanda que incluía a 2 zurdos y 1 ambidiestro. El movimiento salió mal, los Bravos empataron el juego y eventualmente dejaron en el terreno a los Dodgers.

Traer a Urías en esa situación no es lo común y Roberts tenia a sus lanzadores de las ultimas tres entradas disponibles (Knebel-Graterol, Treinen, Jansen). Sin embargo, Roberts no tenia margen de error y por eso no se apego a lo común sino que tomo la decisión que en el papel le daría mas probabilidades de ganar el juego 2. Quizás si hubieran ganado el juego 1, Roberts no tenia margen de error y por eso busco a su mejor zurdo para enfrentar a los zurdos de la tanda de los Bravos.

¿Se hubiera necesitado a Urías en este juego si la alineación lograra más de un hit en 10 turnos al bate con corredores en posición de anotar?, ¿Sentiría el equipo el acercamiento repentino de la temporada baja si los bateadores no hubieran ido 1 de 8 en el Juego 1? Estaban presionados a ganar.

No hubiera sido menos necesario quemar a Urías si Gavin Lux y Chris Taylor no hubieran dejado escapar a Anderson del tercero con dos corredores a bordo. O si Trea Turner no se hubiera quedado sin hits en sus cinco turnos al bate, incluidos tres con hombres en base. O si AJ Pollock y Matt Beaty no hubieran olido para terminar el sexto. Los Dodgers montaron una clínica en ineficiencia ofensiva. La alineación continúa tropezando con Max Muncy en la estantería. Muncy no volverá a esta serie.

Roberts trató de enmarcar la situación como algo menos que terrible.

Si miras a ambos clubes, en cuanto al uso y al apalancamiento, están en la misma posición que nosotros”, dijo Roberts. "Pero la cuestión es que tienen una ventaja de dos juegos en la serie".

La falta de días libres en los siguientes tres juegos, combinada con la falta de un titular para el Juego 5, hizo que la decisión de la organización de usar a Urías en el Juego 2 fuera más confusa.

Pudo haber usado Brusdar Graterol , en lugar de Blake Treinen , para el séptimo, salvando así a Treinen y Kenley Jansen para las dos últimas entradas.

Podría haber usado a Treinen y Jansen, de alguna forma o modo, para improvisar los últimos nueve outs.

Pudo haber usado al relevista zurdo Justin Bruihl para manejar los palos de bateo zurdos encima del orden de bateo de Atlanta en el octavo.

En cambio, Roberts se fue con Urías. Enmarcó la decisión como simple. Urías, explicó, era el mejor lanzador posible para ese momento y tiene razón. Además, Graterol tuvo una efectividad de 4.59 esta temporada. Bruihl, de 24 años, ponchó solo a 5.3 bateadores por cada nueve entradas en su primera campaña en las Grandes Ligas. Treinen y Jansen ya habían lanzado dos veces en las últimas tres noches, y una salida de varias entradas sería una pregunta considerable.

Así que Roberts tenía razón, en cierto sentido. Urías era el mejor lanzador que quedaba en su bullpen además de Jansen. Pero su presencia en el bullpen puso en peligro su producción como titular en el futuro. Ese fue un riesgo que el equipo decidió correr. Su temporada puede sufrir a causa de ella.

"No puedes tener miedo de fallar", dijo Roberts antes del juego. "Careful no juega en la postemporada".

No se equivoca. Estas son las noches en las que la urgencia triunfa sobre la ortodoxia. Los Dodgers no han tenido cuidado. Pero con dos derrotas más, dejarán de jugar.