En el último día del mes, en el último inning del último juego de la serie,Austin Riley pega un doble histórico, para decidir el choque ante los Diamombacks de Arizona y no solo sellar la barrida de los Bravos de Atlanta, también implantar un nuevo récord de extrabases para la franquicia con 26.

Y se dice fácil,pero son 26 extrabases en un mes y habría que remontarse a julio de 1961, es decir, 61 años atrás para rememorar las 25 conexiones de la leyenda, Han Aaron; algo que le da un toque más especial al momento.

MVP

Sin embargo, Riley, en su mejor campaña, siendo candidato ahora mismo a MVP de la Liga Nacional, 301 de average, con 29 jonrones y 68 carreras impulsadas; Austin Riley solo piensa en jugar para el equipoy ayudar en cada juego para sumar victorias.

Volviendoal juego de esta tarde en el Truist Park, tenemos que otra vez, como ya es habitual el estelar Max Fried lanzó una joya de pitcheo en siete entradas, dejando el juego igualado a cero carreras y en la novena entrada, en un cara a cara entre viejos conocidos, Mark Melancon frente a Austin Riley, este ultimo sacó una potente línea que se convirtió en doblete para impulsar a Matt Olson desde primera.

El significado

“… Es bastante especial, pues el tipo de jugador que era dentro y fuera del campo, es algo que siempre tendré presente…”- le declaró Riley al Atlanta Journal Constitution, respecto a la nueva marca y al significado de pasar a Hank Aaron.

Riley cerró un mes de julio como nadie, 423 de average, 14 dobles, 11 jonrones y 25 carreras impulsadas en 26 juegos, además de un OPS de 1344; registros que lo deben convertir en el Jugador del Mes en el viejo circuito.

Serios candidatos

Con su victoria,los Bravos llegaron a 62 triunfos y siguen segundos en la división este de la Liga Nacional a 3 juegos completos de los Mets de Nueva York, pero con claras opciones de pelear por el banderín.

Luego de ganar el anillo de Serie Mundial en 2021, los Bravos de Atlanta se han consolidado como un elenco ganador en el béisbol, evocando los mejores años de la franquicia, allá por la década del 90 en el pasado siglo, cuando bajo el mando de Bobby Cox y el liderazgo de su trío de ases, John Smoltz, Greg Maddux y Tom Glavine, también dominaron en Las Mayores.