Elly De La Cruz fue una firma internacional que salió de la República Dominicana en 2018 y se unió a los Rojos por solo un bono de $ 65,000 en parte porque los Rojos eran básicamente el único equipo que le prestó atención seria. El vicepresidente de desarrollo de jugadores de los Reds, Shawn Pender, a Charlie Goldsmith de The Cincinnati Enquirer recordó:

“ Era alto, larguirucho y atlético, y nos gustó que tuviera algo de velocidad con el bate. Pero no estaba realmente en el radar ”,

Incluso después de una actuación decente en la Liga Dominicana de Verano en 2019, De La Cruz le dijo a Goldsmith que todavía le preocupaba que lo cortaran cuando los Rojos y otros equipos liberaran a varios jugadores de ligas menores como parte de la reducción en el número de equipos de MiLB. Sin embargo, la organización se aferró a él, y De La Cruz ahora podría ser el campocorto del futuro de Cincinnati después de una gran temporada 2021.

El jugador de 20 años bateó .296/.336/.539 con ocho jonrones en 265 apariciones combinadas como novato en clase A, con su potencial de cinco herramientas llamando la atención comercial de otros equipos y aplausos de evaluadores de prospectos. De La Cruz pasó de ser un prospecto bastante incierto a un elemento en las listas de los 100 mejores de Fangraphs (que clasifica a De La Cruz en el puesto 59), Keith Law (69), Baseball Prospectus (70) y Baseball America (77). Es un bateador ambidiestro que ocupa el puesto número 8 en la organización por MLB Pipeline.

An 80-grade smile to go with his 70-grade arm

 

La historia en el béisbol de Elly

Elly De La Cruz no recuerda el nombre real del otro campocorto, ni qué fue de él.  Pero sí recuerda que ese otro muchacho era comparado con Francisco Lindor, uno de los mejores campocortos de MLB. Ciertamente ese chico atrajo a los cazatalentos de las ligas mayores, que acudieron en masa a la academia de niños en la capital, Santo Domingo, para verlo en acción. Esos cazatalentos no salieron a ver a Elly De La Cruz.

Era 2018 y De La Cruz tenía 16 años. Él era, recuerda, simplemente “otro tipo”. Mientras su compañero mostró sus habilidades para los cazatalentos durante las exhibiciones, De La Cruz se mantuvo fuera del terreno. Estaba demasiado flaco, le dijeron. Necesitaba más trabajo. Los niños de su edad ya estaban firmando contratos profesionales (pocos dominicanos notables firman acuerdos de mucho dinero después de los 16 años), pero De La Cruz no parecía destinado a ser uno de ellos.

Le encantaba el juego, pero no podía evitar sentirse desanimado. Durante más de una década, se dedicó a la búsqueda de una carrera como jugador. El más joven de nueve hijos, se fue de casa cuando tenía solo 6 años y se mudó con un pariente de su entrenador para poder concentrar toda su energía en el béisbol. Todo para ir tras una carrera de Grandes Ligas, para al menos conseguir un contrato profesional. Pero en 2018, con poco que mostrar pese a todo ese sacrificio, estaba pensando en darse por vencido.

Un día de ese verano, lo arrojaron a una demostració junto a su talentoso compañero, aparentemente para hacer que el otro chico se viera bien en comparación. En cambio, fue De La Cruz quien se fue con un bono por firmar de $65,000 de los Rojos. Ese monto en dólares no es mucho para los estándares de los principales prospectos latinoamericanos, pero para él, fue entrar un pie por la puerta del béisbol profesional.

 

Cómo ha cambiado el estatus de De La Cruz

De ser solo otro tipo, De La Cruz esahora un prospecto entre los 100 mejores . En los tres años transcurridos desde que firmó y se presentó a los entrenamientos de primavera el año pasado, creció hasta medir 6 pies 5 pulgadas y pesar 200 libras. Es delgado pero sólido, ya posee una gran fuerza y está listo para agregar aún más músculo. Es rápido, atlético y poderoso, velocidad, fuerza en los brazos y potencia bruta en el plato. Él juega como campocorto y conecta jonrones titánicos.

El muchacho ha impresionado con su rápido progreso, inclusive hablan de 5 herramientas. adicionándole la 6ta (MAKE UP)

Top 100 prospects:

 

Inspira grandes sueños en torno a los Reds,  de un posible futuro deslumbrante que contrasta con el su inicio oscuro y deprimente.

De La Cruz tiene solo 20 años y, en tres años como profesional, aún no ha acumulado una temporada completa de apariciones en el plato. Está crudo, mas podría ser una estrella, un All-Star del medio del cuadro  que conecte jonrones. También es posible que nunca pase Doble A. Ninguno de los dos destinos puede descartarse.

Eso hace que su desarrollo sea aún más interesante y crucial para los Rojos.

De La Cruz confía. Ya no se siente tan solo otro chico más.

“El año pasado vine de RD pensando que necesitaba hacer un club. En este momento, vengo con la mentalidad de que quiero terminar este año en las Grandes Ligas”.

“Estuve muy cerca de dejarlo todo y volver a casa”.

Eso significaría tirar una década de dedicación por la borda. Estaba contrarreloj: si no encontraba un contrato antes de cumplir los 17, las probabilidades de que lo lograra se reducían significativamente.

De niño, con solo 6 años, jugaba contra niños dos o tres años mayores que él. Seis es una edad absurda para declarar una profesión. Pero, especialmente una vez que hizo la transición a una academia de Santo Domingo a los 10 años, De La Cruz confiaba en que podría ser el primero de su familia que se estableciera profesionalmente en la pelota.

Los Rockies y los Blue Jays lo observaron pero no le hicieron una oferta. Pero al cazatalentos veterano de los Rojos, Richard Jiménez, ahora con los Dodgers, le gustó lo que vio. Esa noche, De La Cruz recibió una llamada para volver a entrenar para el equipo al día siguiente. Un día después de esa segunda exhibición, consiguió un trato que se hizo oficial cuando comenzó el período de firmas internacionales el 2 de julio.

"Nadie me estaba prestando atención, así que yo era otro tipo y de repente, firmé".

La bonificación de De La Cruz representó aproximadamente el 1 por ciento del fondo de bonificación internacional de Cincinnati de más de $6 millones. Ese número, y la velocidad a la que se llegó a un acuerdo, difícilmente sugiere que los Rojos supieran que habían encontrado un gran talento. Chris Buckley, cazatalentos desde hace mucho tiempo y vicepresidente de personal de jugadores del equipo, ni siquiera vio a De La Cruz en persona antes de aprobar el trato. Solo confió en su empleado.

La preocupación más apremiante que recuerda haber tenido Buckley no era el talento de De La Cruz, sino si el equipo tenía espacio en su academia para un niño más. Podría confiar en un cazatalentos con un experimento de tan solo $65,000, siempre que "tuvieran el espacio". Afortunadamente para De La Cruz, había una cama disponible en las instalaciones del equipo en Boca Chica.

Durante 43 juegos en la Liga Dominicana de Verano en 2019, su primera acción profesional, se mantuvo firme, registrando un promedio sólido de .286 y un porcentaje de embase de .351, aunque tuvo un slugging de .382. Era suficiente para demostrar que pertenecía a la DSL, pero ¿sería suficiente para avanzar? La academia de los Rojos estaba llena de tipos como él. Aunque era un jugador de béisbol profesional, básicamente seguía en el anonimato.

Cuando se canceló la temporada de ligas menores de 2020 debido a COVID-19, que, junto con la contracción de las menores, precipitó la liberación de franjas de jugadores en toda la liga, De La Cruz sintió la urgencia de mejorar. Necesitaba demostrar que no era solo otro tipo, sino el tipo. Quería sobresalir, no solo aguantar. La próxima vez que pisó el campo, estaba decidido a llamar la atención.

“El año de la pandemia fue el año más difícil que he trabajado. Sabía que no iba a jugar ese año, y si no iba a ser lo suficientemente bueno para la temporada 2021, me iban a cortar. Iba a ser liberado. Esa era mi mentalidad”.

Durante semanas, desde los extensos entrenamientos de primavera hasta el comienzo de la temporada de la liga de novatos, Shawn Pender había estado escuchando críticas muy favorables sobre De La Cruz. El ACL era un juego de niños para él, le dijo su gente. Es un hombre entre los muchachos aquí. Entonces, voló a Goodyear, Arizona, para ver a De La Cruz en persona. En cinco entradas, se convenció. Elly no podía quedarse allí. Después de batear .400/.455/.780 en 55 apariciones en el plato en la ACL, y registrar más extrabases que sencillos, De La Cruz se dirigía a Low A, donde el jugador promedio era casi dos años mayor que él.

 

Su preparación y expectativas en lo adelante

De La Cruz había pasado el año anterior trabajando con un entrenador personal que lo ayudó a fortalecer sus piernas. Eso lo ayudó a agregar velocidad con el bate, que es la fuente de poder. Lanzó más fuerte.

“No era tan rápido. Hasta que conocí a mi entrenador personal”.

Es un jugador de cinco herramientas, actualmente parece que podría quedarse en el campocorto. Tiene habilidades de contacto natural y ha bateado promedio desde ambos lados del plato. El movimiento hasta Low A no lo detuvo mucho. Antes de quedarse sin gasolina en las últimas dos semanas de la temporada 2021, tenía un OPS de .834 en ese nivel.

Pero a pesar de lo impresionante que ha sido De La Cruz,  algunos, si bien reconocen su destreza física, dudan de é, pues De La Cruz se ponchó más del 30 por ciento de las veces el año pasado. Algunos bateadores pueden hacer que eso funcione, pero no cuando también están caminando a solo un ritmo del 5 por ciento.

Pender, no obstante, considera que para su edad y experiencia, De La Cruz es uno de los beisbolistas más inteligentes que ha visto.

El enfoque ofensivo de De La Cruz necesita un refinamiento significativo. Su filosofía en el plato carece de sofisticación.

“Solo busco un golpe y hago el swing lo más fuerte que puedo”

Como la mayoría de los bateadores, necesitará aprender la diferencia entre buenos strikes y malos strikes. Los mejores bateadores hacen swing solo a los primeros, mientras que De La Cruz tiene una tendencia a hacer swing a todo.

“A veces, había lanzamientos en la tierra a los que estaba haciendo swing. He estado trabajando en ello”.

Si lo resuelve, es uno de los mejores prospectos latinoamericanos en años, en un área donde la organización generalmente se ha quedado atrás de la competencia.

 

 

Si no vas a pagar para mantener a tus veteranos establecidos, debes tener jugadores jóvenes de élite listos para ocupar sus lugares. Pocos tienen el potencial para ser tan elitistas como De La Cruz. Tiene mucho que pulir, pero Pender dice que los Rojos "no tienen miedo de presionar a este chico debido a su preparación". Eso está bien con De La Cruz. Una vez dudó de su lugar en el juego, pero ahora está seguro de ello.

“En este momento, sé el tipo de jugador que soy y nadie me va a detener”.

Y bueno, Elly ha lucido decidido en estos entrenamientos primaverales camino a lograr cosas grandes.