Uno de los jugadores más emocionantes, icónicos y populares en el juego, especialmente durante su búsqueda de romper el récord de jonrones en una temporada en 1998, Sammy Sosa ha visto a su estrella brillar intensamente y  a niveles extremos.

Comenzó su carrera como jardinero con los Rangers de Texas y los Medias Blancas de Chicago. Un canje a los Cachorros de Chicago le permitió convertirse en un jugador de todos los días, luego en un All-Star y finalmente en uno de los toleteros más temidos del juego.

Ya había recibido votos de MVP en tres temporadas consecutivas antes de que él y Mark McGwire cautivaran a la nación con sus poderosas hazañas en la gran Caza de Home Run de 1998. Aunque solo se encontraban ocasionalmente en el campo, competían entre sí diariamente mientras perseguían, alcanzaban y superaban el récord de una temporada de Roger Maris de 61 jonrones.

Aunque McGwire finalmente llegó a la cima al batear 70, Sosa conectó 66 jonrones, encabezó las mayores en carreras anotadas y carreras impulsadas, llevó a los Cachorros a su primer lugar en los playoffs en casi una década y ganó los honores de Jugador Más Valioso de la Liga Nacional.

Su personalidad contagiosa y sus manierismos enérgicos (la patada singular, el poderoso swing, el pequeño salto antes de trotar alrededor de las bases y el beso hacia el cielo después de cruzar el plato) ayudaron a llenar los estadios y atraer la atención a la televisión.

Son muchas las cosas podemos citar en favor de Sammy para el Salón de la Fama.

 

A Favor

Slammin'  tuvo un pico increíblemente alto durante sus 13 temporadas con el uniforme de los Cachorros. Fue duradero, liderando las mayores tres veces en juegos jugados, dos veces en carreras anotadas, dos veces en carreras impulsadas y tres veces en bases totales. Sus 425 bases totales en 2001 son más de lo que nadie ha acumulado en una temporada desde Stan Musial en 1948.

Y por supuesto, los jonrones. Es el único jugador en la historia del béisbol en conectar 60 jonrones o más en tres temporadas diferentes. (Y sorprendentemente, no ganó un título de jonrones en ninguno de esos años). Sin embargo, lideró las mayores con 50 jonrones en 2000 y la Liga Nacional con 49 en 2002.

Aunque es recordado por su slugging, Sosa también contribuyó de otras maneras. Robó 234 bases en su carrera, tres veces robando más de 30 en una temporada. Y aunque nunca fue un defensor Guante de Oro, tenía un brazo fuerte y una presencia constante en los jardines. Ocupa el séptimo lugar entre los jardineros derechos en la historia de la MLB con 4,017 outs.

 

En contra

Aunque nunca falló una prueba de drogas, el físico musculoso de Sosa y los llamativos totales de jonrones llevaron a acusaciones de que usó sustancias ilegales. Fue uno de varios jugadores que, según los informes, dieron positivo en lo que se suponía que eran pruebas anónimas en 2003. Sin embargo David Ortíz ha recibido el perdón, pese a Big Papi sí admitir falló una prueba.

Incluso si oficialmente nunca dio positivo, la reputación de Sosa también se vio dañada por un incidente de 2003 en el que lo atraparon usando un bate con corcho en un juego contra Tampa Bay. Afirmó que el bate fue uno que usó en la práctica de bateo para montar un espectáculo para los fanáticos, pero aún así fue suspendido siete juegos.

Junto con sus muchos jonrones, Sosa también acumuló una tonelada de ponches. Lideró la liga con más de 170  en tres temporadas consecutivas. Su carrera de 58.7 victorias por encima del reemplazo está muy por debajo del jardinero derecho promedio ya consagrado en Cooperstown (71.1).

Además, solo apareció en tres series de playoffs en su carrera y nunca jugó en la Serie Mundial. Aunque a estos argumentos le guardamos reservas.

 

Situación actual y tendencia

Este año marca la última aparición de Sosa en la boleta del Salón de la Fama. Su porcentaje ha aumentado en cada uno de los últimos tres años, pero su máximo del 17 % el año pasado le deja demasiado terreno para alcanzar el 75 % necesario para la inducción. Entre las 160 boletas públicas reveladas hasta ahora en el rastreador de votos del Salón de la Fama de Ryan Thibodaux , Sosa figura en el 24,9% (al 16 de enero).

Resultados anteriores:

  • 2013: 12,5%
  • 2014: 7,2%
  • 2015: 6,6%
  • 2016: 7,0%
  • 2017: 8,6%
  • 2018: 7,8%
  • 2019: 8,5%
  • 2020: 13,9%
  • 2021: 17,0%

(Datos sustraídos de US Today, Steve Garner)

Lo que Sosa logró durante una larga carrera (más de 600 jonrones, siete apariciones en el Juego de Estrellas, seis premios Silver Slugger, el premio Roberto Clemente) aparentemente lo convertiría en una selección de primera votación.

Sin embargo, Sammy  el hecho de jugar durante una era de estadísticas ofensivas infladas y ser juzgado por escritores que históricamente han negado sus votos a cualquier persona sospechosa de usar sustancias para mejorar el rendimiento, le han negado lo que su productividad le ha ganado, un lugar en el Salón de la Fama. ¿O estará pagando Sammy el engaño a los miles de coraones conquistó?¿Dónde estará la verdad?

Se espera que el comité de veteranos lo termine colocando en Cooperstown, ya que aparentemente por esta ocasión no se hará.