Jacob deGrom ahora es un Ranger de Texas, después de haber sorprendido al mundo del béisbol al aceptar un contrato de cinco años por un valor de $ 185 millones.

Los Mets se negaron a ofrecer mas de tres años garantizados a deGrom en una controversial pero buena desición. Un equipo con esperanzas de campeonato necesita garantías y es justo lo que deGrom no es. 

Para los fanáticos de los Mets, duele. Eso es totalmente razonable; invierte capital emocional y, a menudo, financiero en estas personas, solo para recordar una y otra vez que no devuelven esos sentimientos.

Pero para los propios Mets, representa una oportunidad de mejorar la rotación firmando dos lanzadores con acuerdos menos riesgosos. La búsqueda del ganador del Cy Young de la Liga Americana, Justin Verlander , ahora está “al frente y al centro”.

La marcha de deGrom les deja a los Mets la libertad para fichar a Justin Verlander, quien a pesar de su edad es una garantía segura con relación a deGrom y que encaja perfectamente en el tipo de contrato que ofrecieron los Mets a su ex- cabeza de rotación.

¿Por qué Verlander es mejor opción?

Haya más riesgo en fichar a deGrom en este momento dado que ha sufrido lesiones consecutivas que lo obligaron a perderse una cantidad considerable de tiempo. Como resultado, el riesgo de que el hombre de 34 años se vuelva a estallar el brazo o se pierda pequeños períodos de tiempo por fatiga o dolor en el brazo ciertamente existe. No hay escapatoria de eso. Y los problemas de final de temporada de deGrom y la falta de control con sus lanzamientos en 2022 también pueden causar preocupación en algunos equipos al pasar por el proceso de diligencia debida.

Por su lado, Verlander no solo es un probable miembro del Salón de la Fama, sino que podría decirse que viene de la mejor temporada de su carrera: una campaña Cy Young que lo vio producir una efectividad de 1.75 en 28 aperturas después de que falló todo el 2021 recuperándose de la cirugía Tommy John. Reunirlo con Scherzer en la cima de la rotación podría darles a los Mets una combinación aún más potente que la de Scherzer y deGrom. Más que eso, Verlander probablemente estará dispuesto a firmar un acuerdo de valor anual promedio alto a corto plazo que no paralizaría a los Mets en las próximas temporadas.

Verlander demostró en 2022 que no sufrió ningún efecto negativo de una lesión grave y la única diferencia es que Verlander dominó durante toda una temporada. Si bien tendrá 40 años en 2023, todas las señales están ahí de que al dos veces ganador de la Serie Mundial le queda mucho en el tanque y lo más probable es que se ubique entre los cinco mejores lanzadores en las mayores el próximo año. Incluso podría ir y ganar otro premio Cy Young dado que su cambio demostró ser un arma letal en 2022 con una tasa de swing en blanco del 38,5%.

Verlander no es la única opción

También está Carlos Rodón. A diferencia de Verlander, Rodón tiene solo 29 años. Ha tenido actuaciones de as cuando estaba saludable. En los últimos dos años, Rodón ha tenido marca de 27-13 con efectividad de 2.67 para los Medias Blancas y los Gigantes, formando equipos All-Star consecutivos y terminando entre los seis primeros en la votación del Cy Young cada año.