Nadie es capaz de predecir el futuro. No podemos decir que hoy lunes 28 de febrero no se llegará a un convenio entre MLB y el sindicato de peloteros pero los hechos indican que se necesitaría un giro radical muy fuera de la línea de todo lo que ha sucedido hasta ahora.

Mientras que un funcionario de la MLBPA enfatizó ayer la brecha entre las dos partes, un funcionario de la MLB calificó la última ronda de conversaciones como “productiva”. Eso enmarcó bastante bien la dinámica: cada día más cerca del punto final arbitrario de Manfred del lunes, cada día más cerca de que los peloteros no reciban cheques, representa un progreso para los propietarios.

Los dueños de equipo parecen haber mandado un claro mensaje; "es imposible cambios tan radicales en la estructura salarial de MLB. No le concederán nada remotamente cerca a sus propuestas. Tendrán que perder partidos y mucho salario si no están dispuestos a aceptar un cambio mínimo". Incluso Evan Drilliech ha comentado que la lectura más cínica de algunos jugadores es que los dueños quieren romper el sindicato, que quieren aplastar a los jugadores de una vez por todas, o al menos disuadirlos de retomar tales peleas en el corto plazo.

Así lo indican las contra-propuestas de MLB. El sindicato ha renunciado a exigencias que fuera del CBT y el salario mínimo eran consideradas como las luchas principales de los jugadores. El sindicato renuncio a la lucha de disminuir de 6 a 5 la cantidad de de servicio para llegar a la agencia libre y renuncio a su exigencia de que el 100% de los jugadores con mas de dos años de servicio se convierta en Super-Two disminuyendo el porcentaje a 35%, MLB solo ha aceptado el bateador designado (del cual nunca estuvo en desacuerdo) y una lotería de Draft, aspectos que estaban en la cola de la lista.

Incluso pareciera un chiste la ultima propuesta sobre el CBT por parte de los dueños. Proponen aumentar 1$M en solo uno de los cinco años del nuevo convenio, mientras el sindicato exige aumentos de $7 millones en un CBT que comenzaría en los $245 millones, 23 mas que lo que propone MLB en el primer años de su propuesta. Todo se dirige a perder partidos. Pero ¿cuándo comenzará a resquebrajarse cualquiera de los lados?, ¿Cuándo el golpe financiero realmente hará que una o ambas partes reconsideren? Porque eventualmente, la posición de alguien cambiará. Pero no hasta que el dinero perdido obligue a ese momento.

En su último articulo en The Athletic, Evan Driliech comenta que:

"El poder de negociación, proviene de la disposición de cualquiera de las partes a mantenerse firme. Sobre todo, el resultado de estas negociaciones estará determinado por una cosa: cuánto tiempo permanezcan unidas las partes respectivas.

Los propietarios nunca, jamás, iban a entregar cientos de millones de dólares a los jugadores a menos que tuvieran que hacerlo. Podría sugerir que hubiera sido bueno, o benévolo, acercarse a la posición de los jugadores. Ciertamente, algunas personas argumentarían que habría sido lo correcto, si no por el bien de la justicia en sí, entonces por la salud del deporte. Pero esa no es simplemente la forma en que funciona el mundo. Nunca iba a suceder por voluntad propia de los propietarios.

Una vez que los juegos comiencen a caerse del calendario, comenzarán las verdaderas conversaciones. Después de años de ira, con tanto en juego, ¿qué son otros pocos días de espera? ¿Qué son algunos juegos perdidos en abril?"