Luego de una visita del  presidente, Rick White, el 3 de agosto, a instancias de las Grandes Ligas los cambios entraron en vigencia con el ALPB moviendo sus montículos un pie más atrás de su ubicación estándar de 60 pies, 6 pulgadas.

Los jugadores vieron con dudas el montículo modificado. El montículo retrocedido es solo uno de los últimos experimentos que ALPB  ha llevado a cabo en nombre de MLB .

Después del experimento de la Liga del Atlántico, los lanzadores que se expresaron al respecto, coincidieron que habían podido hacer ajustes que hicieron que la distancia adicional desde el montículo hasta el plato fuera irrelevante.

Algunos expresaron creer que estaban lanzando mejor. Esto debido a el movimiento adicional que disfrutaron sus lanzamientos durante el viaje más largo.

White, el presidente de la liga, manifestó varias de sus propias observaciones sobre cómo ha cambiado el juego de la Liga del Atlántico desde que se instaló la nueva distancia de montículo. Él cree que se están metiendo más pelotas en juego, con menos apariciones en el plato. Cree que los lanzadores están lanzando más bolas rápidas y menos bolas quebradas; y cree en los árbitros cuando le dicen que el control de los lanzadores, particularmente sobre las bolas rompientes, ha sufrido desde el cambio.

La conclusión de White no fue compartida por los sentimientos expresados ​​por los lanzadores y la MLB. Muchas personas que observan estos detalles desde cerca piensan que "esto no está teniendo el efecto, que se pensó que podrían obtener." 

Un análisis de Rob Arthur, está de acuerdo con eso último, el autor de Baseball Prospectus, indica que los ponches y los jonrones en realidad han aumentado desde el cambio.

La última década de juego a nivel de Grandes Ligas se ha definido por los cambios de comportamiento de los bateadores y lanzadores que precipitaron el aumento de los tres resultados reales (ponches, bases por bolas y jonrones).

Los bateadores, aceptando la realidad de la situación, han respondido con oscilaciones que generan ángulos de lanzamiento adaptados para maximizar su daño. Los días en los que se enseñaba a los lanzadores para "establecer la bola rápida" o "lanzar para contacto" al principio de los conteos ya pasaron.

Ahora, los equipos son inflexibles en cuanto a que los lanzadores hagan lo que sea necesario para coaccionar los cambios y hacer el bateador fallar. Después de todo, hay tres cosas que pueden suceder cuando un bateador golpea un lanzamiento: puede pegarle limpio, puede pegarle de foul o no puede pegarle en absoluto. Solo uno, el swing vacío, es definitivamente un buen resultado para los lanzadores. Y todo el mundo lo sabe. Una vez que esta filosofía dio resultados, se convirtió en la estrategia dominante. Esos cambios de comportamiento pueden haber definido la última década, pero la próxima estará compuesta por contramedidas del libro de reglas, incluido, potencialmente, el montículo de 61 1/2 pies.

El propósito de la prueba es darles a los bateadores incluso ese pequeño tiempo adicional que les permitirá hacer más contacto y reducir la tasa de ponches.

Si a la MLB le gusta los resultados en la Liga Atlántica y propone un ajuste en el montículo, será la primera vez que se altere la distancia desde 1893. MLB ha jugado con el montículo desde entonces. En 1969, bajó el montículo cinco pulgadas después de la temporada anterior, el llamado "Año del Lanzador".

Este cambio, que debutó en la segunda mitad de la temporada de la liga independiente, podría ser la panacea que busca el béisbol sin cambiar la estética del juego. ¿Alguien realmente notará que la goma está a 61 pies, seis pulgadas del home plate en lugar de 60 pies y seis pulgadas? La última vez que el béisbol movió el montículo hacia atrás -antes medía cinco pies y una pulgada en 1893-, los ponches disminuyeron y los promedios de bateo subieron 35 puntos.

El pie adicional le da al bateador una centésima de segundo adicional de tiempo de reacción, que es el equivalente a una milla y media de velocidad. La presunción es que permitirá a los bateadores hacer más contacto contra la velocidad superior. Esa es la teoría.

Los jugadores y entrenadores de la Liga Atlántica de béisbol habían estado temiendo al cambio durante más de un año. Cuando sucedió, el gran cambio fue difícil de detectar desde las gradas. Los jardineros habían movido la goma de lanzamiento hacia atrás un pie más lejos del plato de home, pero nadie pareció notarlo.

Desde 2019, MLB ha estado utilizando la Liga Atlántica bajo perfil, cuyos jugadores no están sindicalizados y tienen poco poder para objetar, como laboratorio de prueba para cambios de reglas destinados a hacer que los juegos sean más cortos y emocionantes. Estos ajustes han incluido permitir que los bateadores intenten robar la primera base, hacer que las bases sean más grandes y más fáciles de alcanzar, limitar estrictamente las visitas al montículo de los entrenadores y usar un sistema automatizado de bolas y strikes (árbitros robot) para llamar lanzamientos en el plato. MLB ya ha adoptado algunos de los cambios a nivel de Grandes Ligas. Si funcionan según lo previsto, otros seguirán.

El béisbol tiene un problema. Con cada temporada, los juegos toman más tiempo y suceden menos acción en el campo. Durante el último medio siglo, la duración promedio de un juego de MLB ha aumentado de aproximadamente 2 1/2 horas a 3 horas y 11 minutos. Mientras tanto, el número de bolas en juego ha disminuido, cerca de mínimos históricos, y ponches en máximos históricos. En 1980, aproximadamente 1 de cada 8 viajes al plato terminó en un ponche. Esta temporada, la tasa fue el doble. Esto genera pausas prolongadas en la acción. Según la liga, el tiempo entre bolas bateadas ha alcanzado un promedio de casi cuatro minutos, casi un minuto más que hace dos décadas.

Los fanáticos de las estadísticas que se hicieron cargo de las oficinas centrales del béisbol durante los últimos 25 años enseñaron a los equipos que podían mejorar sus probabilidades de victoria eliminando la aleatoriedad de la acción en el campo y manteniendo los juegos entre bateadores y lanzadores tanto como fuera posible. Los resultados más deseables de un turno al bate son un jonrón, un boleto o, según de qué lado estés, un ponche. Pero el béisbol más inteligente resulta ser menos divertido, es un todo o nada, puntuado por el trote ocasional alrededor de las bases. Los jardineros se paran alrededor. Los corredores de base no se deslizan, caminan.

En un esfuerzo por acelerar el juego y aumentar la acción, Manfred tiene visitas limitadas a los montículos y cambios de pitcheo y dijo que consideraría prohibir que los jugadores del cuadro cambien de lado del campo.

La experimentación llegó en un momento delicado para la liga. La pandemia obligó a los equipos de Grandes Ligas a asumir una deuda colectiva récord de $ 8 mil millones, el año pasado. El actual convenio colectivo de MLB expiró este diciembre, y las relaciones con los jugadores son tan tensas como lo han sido desde la huelga más reciente, en 1994.

La devoción por el análisis de datos que ha llevado ha provocado que los equipos abandonen su hábito de pagar por el desempeño pasado, un cambio que ha alejado a los jugadores veteranos que cuentan con la agencia libre para compensar años de mano de obra con costos controlados. MLB necesitará el apoyo del sindicato de jugadores para cualquier cambio en las reglas, lo que puede requerir concesiones significativas.

Los efectos de estos experimentos son difíciles de discernir sin acceso a los datos de nivel de juego de la Liga Atlántica desde antes de 2021.

Ninguna regla experimental generó más inquietud este año que la decisión impulsada por la MLB de la Liga Atlántica de mover el montículo hacia atrás un pie desde la distancia extrañamente sacrosanta de 60 pies, 6 pulgadas. Había razones reales para pensar que este cambio reduciría los ponches y que la decisión estaba muy atrasada: funcionó en varios puntos en el pasado, en las mayores y en otros lugares, y los lanzadores son mucho más grandes y más duros de lo que eran cuando se lanzó el pitcheo actual, la distancia se estableció en 1893.

También hubo algunas sugerencias de que los lanzadores podrían beneficiarse de un mayor movimiento de lanzamiento en un vuelo más lejano.

Finalmente, hubo temores de que el cambio en la distancia causaría un aumento en las lesiones, una preocupación que echó a perder un plan para hacer retroceder el montículo en dos pies en la Liga Atlántica en 2019, y casi provocó una revuelta esta temporada en el período previo a la movida el 3 de agosto.

Al principio, obviamente, hubo una reacción negativa, solo porque fue un cambio y un cambio que algunas personas vieron como algo fundamental para el juego. La opinión general después de un rato fue que no hizo una gran diferencia. Realmente no se dieron muchas quejas, y la mayoría de los jugadores y el personal dijeron que después de una serie o dos, ya nadie hablaba de eso. Creo que fue mucho menos perturbador de lo que la gente pensó que iba a ser.

La tasa de uso de ningún tipo de lanzamiento subió o bajó ni siquiera en 1,5 puntos porcentuales, la velocidad promedio de liberación de las cuatro costuras se movió solo ligeramente, aumentando aproximadamente un cuarto de milla por hora.

En el lado positivo, una de las razones por las que el movimiento del montículo fue imperceptible es que no pareció provocar una epidemia de lesiones. Se realizó un seguimiento de las tasas de lesiones en la Liga Atlántica  y no hubo ningún repunte en las lesiones de pitcheo como resultado de ese cambio.

La noticia decepcionante es que la medida tampoco pareció tener efectos positivos, al menos en lo que respecta a ponches y bases por bolas. Las tasas de ponches y boletos de la liga aumentaron levemente después de mudarse la tabla del montículo, y la ofensiva en general se mantuvo casi sin cambios .

Quizás en un tamaño de muestra más grande, comenzaríamos a ver los comportamientos que pensamos que se obtendrían y aparecerían en lugar de lo que se obtuvo hasta el momento.

La noticia alentadora para los defensores del movimiento del montículo, incluido el consultor de MLB Theo Epstein, es que el porcentaje  que hicieron contacto fue más alto después del movimiento del montículo que antes (76,8 por ciento contra 75,4 por ciento).

El aumento en ponches parece provenir de un aumento correspondiente en el porcentaje de lanzamientos realizados que se llamaron strikes (28,3 por ciento frente a 27,5 por ciento). Eso podría deberse a que los bateadores y / o árbitros necesitaban tiempo para adaptarse a un poco más al movimiento. Por otra parte, esas tasas de contacto en la primera mitad y de golpes fueron algo sesgadas por los resultados anómalos de principios de temporada antes de que se ajustara la zona de strike. Con todo, el movimiento del montículo no fue un desastre o un triunfo claro. Puede ser que se necesite más tiempo, un cambio de distancia hacia atrás más grande o una temporada sin el efecto de un cambio en la zona de strike a mitad de camino para evaluar con precisión sus efectos.

MLB no ha decidido si intentará extender la prueba, pero si el objetivo es mejorar el contacto y reducir los ponches, sus opciones son limitadas. Habría que ver.