Cuando los Mellizos de Minnesota hicieron la millonaria inversión de adquirir al campocorto Carlos Correa a través de un contrato de 105.3 millones de dólares y 3 años de duración, fue porque estaban convencidos de que estaban haciéndose con los servicios de uno de los mejores peloteros que tiene para ofrecer a día de hoy el béisbol de las Grandes Ligas.

Soñaban con verle realizar uniformado de gemelo las mismas hazañas que logró con la casaca de los Astros de Houston. Sin embargo, eso no ha podido ser. El arranque de la estrella boricua ha sido flojo, bateando apenas para un promedio de .255, con un OBP de .320 y solo 2 cuadrangulares hasta el momento.

Aparte, y para colmo de males, recientemente recibió un pelotazo en uno de sus dedos que lo tendrá fuera de los terrenos por algunos días. En principio se temió lo peor, pero las radiografías posteriores mostraron que no había fractura y que solo se trataba de un hematoma.

LEER MÁS: David Ortiz se quiere uniformar de Dominicana en el Clásico Mundial

A todas estas, un muy buen prospecto de los Twins que en su tiempo fue elegido por el club en la primera ronda del Draft del 2017, ha saltado a la palestra. Su nombre es Royce Lewis y parece estar decidido a aprovechar este impase en la salud de Correa para comer terreno e intentar darle la pelea por el puesto de shortstop.

¿Quién es el sustituto?

El reemplazo del oriundo de Ponce es un chico de 22 años (23 en algunas semanas) que tiene entre ceja y ceja establecerse en la Gran Carpa. De hecho, tenía pensado hacerlo en el 2021, pero un desgarro del ligamento cruzado anterior en marzo de ese año lo imposibilitó para lograr su cometido. En aquella ocasión declaró: "2022 va a ser aterrador y espeluznante, hombre. Solo ten cuidado". Advirtiendo que volvería más fuerte y enfocado.

LEER TAMBIÉN: Así fue la discusión entre Marcell Ozuna y Ozzie Albies (+Video)

En lo que va de año, sus números en la categoría Triple A con los St. Paul Saints, el filial de Minnesota, son la prueba fehaciente de que dicho nivel se le quedó corto. En 24 juegos ha bateado una sólida línea ofensiva de .310/.430/.563, con 3 jonrones, 11 dobletes y 1 triple. Asimismo aportó 11 carreras impulsadas y 21 anotadas.

Parte de su dedicación se puede notar en sus palabras a la hora de describir su rutina:

"Sigo diciéndole a la gente que me siento como un levantador de pesas. Es todo lo que hago: levantarme a entrenar, irme a casa, comer y dormir". 

Además de su gran talento para usar el madero, el chico es un todoterreno sobre el campo. Aunque su posición base son las paradas en corto, puede hacer las veces de tercera base, segunda base, jardinero central y presumiblemente el resto de posiciones salvo las de pitcher y catcher. Esto hace que no solo sea una amenaza para Carlos Correa, sino también para cualquier otro jugador que no esté rindiendo lo suficiente en el equipo principal. ¿Estará preocupado el boricua ante la aparición de esta gran promesa?